Consejos del Ayuntamiento para evitar problemas con la procesionaria

El Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca recomienda una serie de medidas ante la aparición de procesionaria en esta época del año, tanto para evitar el contacto, pues causa irritación en la piel, como para retirar las bolsas en los pinos de propiedad particular. Si se detecta esta plaga en las zonas verdes de la ciudad, siempre hay que avisar al Ayuntamiento de Huesca. No tocar estos insectos, ni sus nidos o ni los árboles en los que se encuentran, ni por parte de humanos ni de mascotas, acudir al médico o al veterinario si eso ocurre, o cortar los bolsones de los árboles con protección, son algunas de las recomendaciones que se realizan.

Con la llegada del buen tiempo, se pueden encontrar en zonas de pinares de la ciudad “procesiones” de orugas que, después de un largo invierno creciendo y alimentándose de los pinos, bajan de los árboles buscando un sitio donde enterrarse para completar su desarrollo y convertirse en mariposa. Estas orugas son la procesionaria del pino o Thaumetopoea pityocampa.

La oruga procesionaria está rodeada de unos pelos urticantes que se dispersan y flotan en el aire, pudiendo producir irritación en la piel, nariz y ojos. Es por ello que su presencia comporta riesgos para la salud de los niños, adultos y animales domésticos. La reacción alérgica a la procesionaria se manifiesta en urticaria.

Por ello, hay una serie de medidas preventivas a tener en cuenta. Se aconseja evitar cualquier contacto con la procesionaria, con sus nidos y también con los árboles afectados por la plaga, ya que sus pelos pueden despegarse de la oruga y ser arrastrados por el viento hasta entrar en contacto con personas y animales.

En el caso de mascotas, como perros y gatos, si el animal entra en contacto con el insecto, la mascota sufrirá picores, urticaria y quemazón. Ante esa situación es necesario lavar con agua la zona afectada y acudir cuanto antes al veterinario. En el caso de perros, se recomienda especialmente llevarlos con correa y sólo por viales tal como establece la ordenanza, para impedir que acaben entrando en contacto con las orugas del suelo.

En cuanto a la retirada de los bolsones, si detectan en pinos particulares, se aconseja cortar el bolsón, con las correspondientes medidas de protección para evitar el contacto directo con las orugas, y quemarlos.

El Área de Medio Ambiente recuerda que, en caso de detectar bolsones en pinos localizados en las zonas verdes de la ciudad, se dará aviso al Ayuntamiento para que los retire. El teléfono de aviso, si se detecta la plaga de procesionaria en algún punto de la ciudad, es el 974 29 21 00.

Comentarios