Los Ayuntamientos de montaña reclaman respeto a sus competencias en materia de agua

Con la visita a la Ribagorza, la Caravana del Agua abandonaba los recorridos por las comarcas pirenaicas. La conclusión a la que, tras estas jornadas ha llegado la RAPA (Red Aragonesa por el Agua Pública es que no se entiende que, años después de resolverse la licitación de las depuradoras de las zonas pirenaicas, las EDAR estén sin construir sin que la administración haya resuelto los contratos de concesión de obra pública incumplidos por las empresas y sin que haya habido exigencia de responsabilidad alguna.  Más aun, señalan, cuando esta situación está causando grave daño a los ayuntamientos al ser penalizados con importantes multas por no depurar sus aguas residuales.

El sábado, los miembros de esta caravana se reunían con vecinos de Castejón de Sos y Sahún. En este último municipio, se realizaba un acto público con la proyección del documental ‘El gran engaño’ que daba paso a un animado debate en el que se volvía a reclamar el respeto a los Ayuntamientos de la montaña en el ejercicio de las competencias que les son propias en materia de aguas.

El domingo la caravana era recibida en Graus, en la rotonda de Costa, con posterior comida en la plaza Mayor.

Señalan los componentes de la caravana que, en 72 kms, habían realizado un recorrido entre dos exponentes de la mala gestión de la depuración de las aguas en Aragón. En la montaña, donde vienen pagando desde hace años el Impuesto de Contaminación de las Aguas sin que la gran mayoría de las depuradoras se hayan construido, y en localidades como Barbastro donde los vecinos pagan, por el mismo concepto, tres veces el coste de su sistema de depuración.

Comentarios