En menos de quince días quedará cerrado definitivamente el Cuartel Sancho Ramírez

Cuartel Sancho Ramírez

El próximo 31 de marzo es la fecha fijada para el cierre definitivo, tanto del Cuartel Sancho Ramírez de Huesca, como de la Residencia Militar, ubicada en el paseo Ramón y Cajal. El cuartel pasará a depender de la Base "San Jorge", acuartelamiento ubicado en Zaragoza. Por su parte, la residencia dependerá a partir de entonces de la Subdelegación de Defensa de Huesca, como encargada de la gestión del patrimonio del Ministerio de Defensa, a través del Instituto Nacional de la Vivienda del Ejército de Tierra.

Desde hace varios meses está trabajando en el cuartel una comisión liquidadora, que finalizará su labor el 31 de marzo, cuando cerrará todas las instalaciones. En este tiempo se han ido dando de baja contratos de luz, agua y otros suministros. También se ha debido desmontar la central de transmisiones, o se han vaciado y clausurado los depósitos de combustible que existían para surtir a todos los vehículos que había en esta infraestructura militar, dentro de lo que era la Unidad de Transporte.

Un teniente coronel junto con un equipo de militares, que todavía no han sido trasladados, componen la citada comisión liquidadora.

El cuartel Sancho Ramírez, como ya se anunció en su día, no pasa a depender del Ministerio de Defensa, sino que es un patrimonio que quedará en manos del Ejército de Tierra. Los responsables de la Base San Jorge serán, en todo caso, los encargados de seguir manteniendo y vigilando el cuartel oscense con el fin de evitar su desgradación, en el momento en que quede definitivamente sin uso.

Al Ministerio de Defensa sí que pasará la Residencia Militar, que contaba con una veintena de plazas, y se encontraba en muy buenas condiciones, por lo que previsiblemente saldrá a la venta.

Comentarios