CEOE Aragón reclama la urgente modernización de línea ferroviaria Sagunto-Teruel-Zaragoza

Ante las últimas decisiones que reducen el ya mínimo uso de la línea ferroviaria Sagunto-Teruel-Zaragoza a causa de sus deficiencias, la Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE Aragón) reitera su total apoyo a la modernización de esta infraestructura, imprescindible para su continuidad y el aprovechamiento de su indudable potencial logístico. Así lo acordaban su Comité Ejecutivo y Junta Directiva, que van a continuar reclamando el cumplimiento de los compromisos de inversión en la línea todavía pendientes y necesarios para corregir su infrautilización, y apoyando las iniciativas empresariales y sociales en este sentido. CEOE Aragón trasladará, así mismo, su preocupación por la situación y el futuro de la línea tanto al Ministerio de Fomento como al Gobierno de Aragón.

CEOE Aragón considera que la línea ferroviaria Sagunto–Teruel-Zaragoza tendría un enorme potencial logístico, beneficioso tanto para Aragón como para el desarrollo empresarial y económico español, si se acometiesen las necesarias, y reiteradamente postergadas, obras de mejora que requiere. Los compromisos de inversión a través de la Autoridad Portuaria de Valencia y de completar la instalación del sistema Tren-Tierra y el Control de Tráfico Centralizado parecían ir en la dirección correcta para lograr por fin su reactivación. Sin embargo, el uso de la línea languidece ante la falta de actuaciones y las graves deficiencias que soporta (numerosos tramos con velocidad máxima a 30/20 Km/h, limitaciones de la capacidad de carga y longitud de los trenes, horario de servicio).

Por todo ello, la línea está infrautilizada y deteriorándose, como han denunciado las organizaciones empresariales de las comunidades autónomas de Aragón y Valencia en numerosas ocasiones, además de otros colectivos económicos y sociales. Una unidad empresarial que se evidenció ya en 2015 con la reclamación conjunta de la modernización integral de la línea por las organizaciones empresariales y cámaras de comercio de ambas comunidades autónomas.

La adecuación de esta línea a las demandas del transporte ferroviario del siglo XXI permitiría aumentar las opciones de desplazamiento de viajeros y las de tráfico de mercancías no solo para las empresas situadas en las localidades que recorre, sino entre las plataformas logísticas Plaza (en Zaragoza), Platea (en Teruel), Parc Sagunt (en Sagunto) y los puertos de la Comunidad Valenciana, y viceversa. Además, enlazaría por ferrocarril los puertos de la Comunidad Valenciana y Bilbao a través de Teruel y Zaragoza, reforzando la conexión entre Aragón y toda la zona costera del Corredor Mediterráneo, articulando mejor la distribución en la Península y la conexión ferroviaria de mercancías por ella entre Europa y otros continentes tanto a través de ese Corredor como de una futura conexión ferroviaria transfronteriza a través del Pirineo Central.

Dado el servicio que podría prestar y que se aprovecharía el trazado de la línea existente, la inversión requerida para modernizarla no resultaría excesivamente elevada, además de poder realizarse de forma escalonada.

Comentarios