El 50% de los rescates en el Aneto son en fin de semana y en el descenso

Aneto

Los datos aportados por el servicio de rescate de la Guardia Civil y la campaña Montaña Segura son la base del estudio del perfil de los montañeros rescatados en el entorno del Aneto realizado dentro del proyecto ‘Aneto Seguro’ de la Federación Aragonesa de Montañismo y la Asociación Turística Valle de Benasque gracias al Fondo Agrícola de Desarrollo Rural, Gobierno de Aragón y Cedesor. Según ese estudio, en un día de afluencia máxima pueden ser unas 240 personas las que estén intentando acceder a la cima por alguna de las dos rutas normales, vertiente norte o sur, que superan los 1.500 metros de desnivel y exigen una buena forma física, y otras habilidades para moverse, puesto que, no existen caminos sino itinerarios señalados con mojones o hitos de piedra.

La mayoría de los rescates en el Aneto, el 87%, se realizan de mayo a octubre (el 66% en julio, agosto y septiembre), se producen en el descenso y es el rango de 31 a 40 años el que concentra el mayor número de rescates.

El análisis de los valores acumulados permite conocer que, el 50% de los rescates se produce en fin de semana, un 29% en sábado y un 21% en domingo. Aunque los períodos vacacionales son semanales o quincenales, se nota un incremento de los montañeros en fin de semana lo cual puede indicar que, el montañero rescatado en el Aneto, en muchas ocasiones, haya ido al territorio sólo durante el fin de semana.

Según los datos de rescates, en los últimos siete años, el 69% se produce en el descenso o regreso de la cima y un 25% en el ascenso. Estos datos ponen de manifiesto la necesidad de recordar al montañero que la actividad no concluye al llegar a la cima y que hay que guardar fuerzas para llevar a cabo un regreso seguro.

En su mayoría (42%), los rescatados van en grupo de tres o más personas u organizados, el 34% en pareja y sólo un 7% se plantea la ascensión al Aneto en solitario.

Los rescates con presencia de guía profesional son, prácticamente, inexistentes, un 5%. No se debe olvidar, se indica en el estudio, que ir a la montaña implica un riesgo intrínseco que un guía no puede anular al 100% pero sí minimizar con su formación y con la toma de decisiones adecuada.

El 64% de los rescates son a una sola persona y en el 27% se trata de dos personas. El 5% de los rescatados son fallecidos, el 54% heridos y el 41% restante ilesos, un dato, aparentemente bueno que debe ser una prioridad en cualquier campaña de seguridad. Además, el 25% de los recatados pertenecían a un grupo en el que el 100% de los rescatados era ileso, es decir, a un grupo que no había sabido gestionar la actividad y que precisaba un rescate cuando, físicamente, no presentaba ningún problema.

El rango de edad que concentra la mayoría de los rescates es el de 31 a 40 años, seguido de 41 a 50 y de 19 a 30.

Llama la atención que en el rango de 19 a 30 y el de 31 a 40 años, los rescates no van proporcionados a la presencia, puesto que, entre ambos acumulan un 47% de los rescates y su presencia es del 70%. Sucede lo contrario en los rangos de 51 a 60 y más de 60, con menor presencia (10%) y más rescates (30%).

En cuanto a la procedencia de los montañeros rescatados un 28% son de Cataluña, un 16% de Francia y un 12% de Comunidad Valenciana. Por detrás Aragón (8%), País Vasco y Madrid estos dos últimos con un 7%.

En general, 2/3 de los rescatados se considera, por parte de los rescatadores que van ‘suficientemente equipados’. La campaña Montaña Segura no tiene un dato que permita realizar esa valoración pero sí varios elementos que se consideran imprescindibles como: piolet, crampones, tipo de calzado, mapa y sistema de orientación. Según las encuestas de Montaña Segura se puede afirmar que los montañeros que llevan un equipamiento insuficientes son rescatados con mayor frecuencia que aquellos que van correctamente equipados.

En cuanto al nivel técnico de los rescatados, el 68% son calificados como nivel malo o regular, por los rescatadores, y sólo el 8% se considera que tiene un nivel técnico bueno. Según los datos arrojados por las encuestas de Montaña Segura, el colectivo de quien no practica de manera habitual esta actividad, lleva menos de dos años de práctica en montaña o nunca ha ascendido un tres mil, es rescatado en mayor proporción que presencia tiene en la ruta.

La mayoría de los rescates se producen en la ruta normal del Aneto, por la vertiente norte. Los puntos que concentran el mayor número de rescates son las inmediaciones del refugio de La Renclusa, el tramo entre el Portillón Inferior y el Portillón Superior y la zona entre el collado de Coronas y el pico Aneto.

Los datos de rescates de la Guardia Civil corresponden al período de 2010-2016 (7 años) con el análisis de 187 rescates y 281 personas rescatadas. Los datos de las encuestas de Montaña Segura corresponden al período 2010-2011 y 2016 con 835 personas encuestadas en 250 grupos.

Comentarios