La Exposición de Gutenberg a Twitter pone en funcionamiento una linotipia en el Instituto Ramón y Cajal

Todas aquellas personas que quieran conocer cómo funciona una linotipia y cómo se componían los textos de periódicos, revistas y carteles desde el siglo XIX hasta la década de los años 70 del siglo XX podrán hacerlo in situ en el IES Ramón y Cajal, de la mano de uno de los pocos linotipistas que en la actualidad hay en España: Pedro Ayuso. De hecho, esta máquina es también de las pocas aún en funcionamiento en España.

Esta actividad se desarrollará tanto el miércoles como el jueves, en horario de 17 a 20 horas, en el hall de este instituto. Forma parte del programa que acompaña a la exposición que organiza la Diputación de Huesca, De Gutenberg a Twitter, comisariada por el periodista Rafael Bardaji, y que hasta finales de abril se puede visitar en el Palacio Villahermosa de la Obra Social IberCaja. Esta exposición cuenta además con la colaboración del Ayuntamiento de Huesca.

La Linotipia

En 1884, el alemán Ottmar Mergenthaler, residente en Baltimore (USA), dio a conocer la linotipia, que revolucionó notablemente la producción de periódicos, al aumentar la velocidad de composición: 7000 caracteres la hora, frente a los 700 de la tipografía manual, composición tipo a tipo desde Gutenberg. El ingenio funde los tipos de letra y compone líneas de texto en un mismo proceso.

Esta prodigiosa máquina, marca Linotype y fabricada en Londres en los 50 del siglo XX, ha sido conservada por Paco Irulegui, inquieto ingeniero descendiente de una familia dedicada a la fabricación de máquinas de imprenta, entre otras las minervas de la marca IRUMO de Zaragoza.

Gracias al esfuerzo, la habilidad de Irulegui, de los linotipistas José Manuel Loshuertos y Pedro Ayuso, apoyados por José Antonio Luque, esta linotipia marca Linotype de fabricación norteamericana ha sido puesto en marcha. Para tal fin se ha tenido que proceder a restablecer un complejo proceso mecánico, sensible y delicado, en el que intervienen elementos como las excéntricas, las levas, el crisol, el sistema de distribución, peines o poleas...

El primer periódico en utilizar la linotipia fue el New York Tribune, en el año 1886. a Francia, llegaría un año más tarde. Mientras que en España, las primeras linotipias se instalaron a finales de los 80 en La Vanguardia. Coincidiendo con la progresiva transformación de los periódicos en empresas comerciales se va afianzando la introducción de estas máquinas. ABC las adquiere desde su nacimiento en 1903. En Aragón, en 1914, con el inicio de la Gran Guerra, cuando Heraldo de Aragón adquirió cuatro. A Huesca estos artilugios llegaron pasada la Guerra Civil, 50 años después de su invención, a La Nueva España. Desparecieron en 1984 como venía ocurriendo desde los 70 con el paso del plomo a la fotocomposición y el offset. Era entonces jefe del taller Artemio Echeverribar.

Comentarios