Tradición, artesanía e innovación se unen en el nuevo obrador de Ascaso en la plataforma logística

En el año en el que cumple 127 años de trayectoria, y ya en su cuarta generación, Pastelería Ascaso inauguraba este miércoles su nuevo obrador de pastelería ubicado en una parcela de la Plataforma Logística Plhus. Se trata de un edificio de 1.680 m2, divididos en dos plantas, en el que se han invertido 2 millones de euros. Es un espacio de trabajo, dotado de maquinaria de última generación, para optimizar la producción de sus reconocidas creaciones artesanas.

Con esta inauguración, se pretende mejorar la distribución de sus productos, tanto nacional como internacional. Es el tercer obrador de la historia de Pastelería Ascaso, con el que dan un salto importante pero manteniendo su principal premisa, la artesanía de sus creaciones.

En el acto de inauguración participaban la consejera de Economía del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, y el alcalde de Huesca, Luis Felipe, además de la vicepresidenta de la DPH, Elisa Sancho, y otras autoridades y representantes empresariales de la ciudad.

Luis Felipe recordaba que Ascaso lleva el nombre de Huesca por toda España, constituyendo una marca de referencia. Agradecía a la familia Ascaso, referente de trabajo bien hecho en la pastelería y repostería, su esfuerzo por ubicarse en Plhus.

Por su parte, la consejera Marta Gastón, indicaba que a una empresa agroalimentaria se le pide innovación, promoción e internacionalización, tres premisas que cumple Ascaso.

En la planta baja del nuevo edificio se ubica el obrador de pastelería, compartimentado en catorce salas: cada tipo de producto cuenta con la suya propia, lo que permite regir los procesos por la denominada “marcha adelante”. Las materias primas se transforman en productos a través de un circuito lógico establecido. Hay salas de chocolatería, pastelería salada, masas, cremas y pastel ruso, considerado un obrador dentro del propio obrador. Entre la maquinaria de última generación del nuevo obrador, destacan dos abatidores de temperatura de gran tamaño, que enfrían rápidamente los productos recién horneados, lo que permite prolongar su duración con una conservación óptima. También hay una sala de máquinas, que se erige como centro neurálgico para que todo funcione.

La primera planta del nuevo espacio de trabajo dispone de un laboratorio, para trabajar la I+D+i, y de una sala polivalente o multiusos, destinada a cursos, demostraciones, catas y actividades relacionadas con la transmisión de valores asociados a la gastronomía y la producción artesana.

El mismísimo Willy Wonka, protagonista del libro Charlie y la fábrica de chocolate, se presentaba en las nuevas instalaciones de Ascaso, acompañaba a los presentes durante una parte del recorrido guiado, y daba cumplidas explicaciones sobre la historia del pastel Ruso, absoluto referente de Pastelería Ascaso.

Comentarios