El Ayuntamiento de Jaca recuerda a las víctimas republicanas asesinadas en la guerra civil

Todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento de Jaca aprobaban por unanimidad “reconocer públicamente y restaurar la memoria” de “numerosos empleados municipales, concejales y alcaldes que murieron por defender los valores constitucionales y democráticos”. De esta forma acordaban la colocación de una placa en la entrada del Ayuntamiento.

Alude esta propuesta socialista a los siguientes: El Primer Alcalde Republicano D. Julio Turrau Calvo como de los concejales D. Antonio Pano, D. Alfonso Iguacel, D. Antonio Pueyo Gil, D. Mauricio Mansilla Hernández, D. Ignacio Bueno Ferrer, D. Alfonso Rodríguez y D. Fernando Olivan Taberne, de los empleados municipales D. Benito Béscos Rabal, D. Antonio Salinas Pérez y D. Mariano Sánchez Olivan que fueron asesinados sin juicio previo, solamente por defender el orden constitucional, la libertad y la justicia social.

También reconoce expresamente al alcalde constitucional, D. Julián Mur Villacampa, que falleció en el frente de Gavín, y cuyo cuerpo fue transportado a Jaca y arrojado en la puerta de este Ayuntamiento, para ser ultrajado y vilipendiado, solamente por el hecho de haber sido alcalde de esta ciudad.

EXPOSICION DE MOTIVOS

Todavía carecemos en Aragón de una Ley de reconocimiento y reparación hacia las ciudadanas y ciudadanos asesinados y víctimas de la represión a raíz de la tragedia que supuso el golpe militar de 1936, que colme un vacío de justicia, consolide valores y enseñanzas para la sociedad actual y exija de las administraciones públicas una defensa de la memoria y la dignidad de esas personas, que murieron por defender la legalidad republicana, y sobre todo que trate de rectificar los años de olvido oficial. Por ello es necesaria una apuesta pública por la recuperación de esa memoria democrática.

En Jaca, conviene recordarlo, fueron muchas las personas asesinadas por sus ideas, y dado que no podemos cambiar el pasado, si trabajar por nuestro futuro, y esta es nuestra tarea. Tenemos que construir una sociedad más respetuosa con su pluralidad ideológica, más integrada y más democrática.

El Ayuntamiento de Jaca logro superar las diferencias políticas, y aprobar por unanimidad el reconocimiento a las víctimas de la represión desde 1936, con el monumento erigido en el Cementerio Municipal de Jaca. Son muchos los Ayuntamientos de España, que han realizado un reconocimiento a sus alcaldes, concejales y funcionarios, vilmente asesinados sin motivo y sin juicio alguno. En Jaca todavía tenemos una deuda histórica con ellos, personas que como nosotros, quisieron una sociedad más justa, más equitativa y más igualitaria.

Es una gran ocasión para recordar y mostrar agradecimiento a la corporación y a los trabajadores municipales asesinados que hasta aquél fatídico % del 36 trabajaron por la ciudad de Jaca y dar vigencia a los valores que defendieron.

Comentarios