La Subdelegación del Gobierno en Huesca, modelo de eficiencia y buenas prácticas

maria teresa lacruz desayunos

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Mª Teresa Lacruz protagonizaba este martes un nuevo desayuno-coloquio organizado por AMEPHU, la Asociación de Mujeres Empresarias de la provincia, en colaboración con el Instituto Aragonés de la Mujer. Lacruz ofrecía una conferencia titulada “Seguridad y gestión, retos de una sociedad avanzada”, en la que daba a conocer el trabajo que se realiza desde la Subdelegación, así como las responsabilidades y competencias que tienen.

Mª Teresa Lacruz fue la primera mujer nombrada Subdelegada del Gobierno en Huesca, por lo que considera que con ello rompió un techo de cristal al que se enfrentan las mujeres. Considera que conciliar su trabajo, que le obliga a estar como mínimo pendiente del teléfono las 24 horas del día, con su vida personal sólo es posible con flexibilidad y organización.

Su reto, al frente de la Subdelegación, conseguir hacer de la Administración Electrónica un referente de atención al ciudadano. Recuerda, además, que buscan la máxima eficiencia. De hecho, el 90% de las atenciones que se realizan en la subdelegación se resuelven en 2 minutos, y el 10%, en 4 minutos. La de Huesca es una Subdelegación, ejemplo modélico de buenas prácticas.

La Subdelegada recordaba que la de Huesca es una provincia tranquila pero muy singular respecto a otras. Es una provincia limítrofe con Francia, por lo que hay que mantener fluidas y constantes relaciones internacionales, no siempre fáciles. Ello conlleva además, al tener tres fronteras, contar con un importante control de fronteras y oficina de extranjería. Otra singularidad es la Unidad de Montaña de la Guardia Civil, de la que la provincia es referente en materia de rescates.

Para ser Subdelegado del Gobierno hay que ser funcionario de la máxima categoría, procedente de cualquiera de las administraciones. El proceder de la administración local es algo que le llena de satisfacción, porque no es lo habitual.

Lacruz aseguraba que la pasada legislatura fue muy difícil y muy dura, principalmente en cuestiones relacionadas con las movilizaciones y protestas. Y ponía como ejemplo que en 2011 hubo 63 concentraciones y manifestaciones, frente a las más de 300 del año 2012. En la actualidad estamos en una media de unas 100 al año.

Comentarios