CONCERTADA, un poquito de por favor…

Ángel Morán Viscasillas

Secretario General EHuSi

FSIE en Huesca

Estar vivo es asumir nuevos retos cada día y aceptar que es bueno aprender, que no todo se sabe. Esta máxima nos obliga a estar atentos y despiertos para asimilar lo que ocurre porque ni es cierto todo lo que se dice ni todo lo que se escribe. Que el sr. Puigdemont diga que "al Estado le da un miedo inconfesable mirar(a su gobierno) a la cara" y que el gobierno de Madrid "si puede incumplir la Constitución lo hará" no significa necesariamente que lleve razón. Que la sra. Merkel plantee el austericidio como única medida económica posible es algo que nadie en su sano juicio admite. Que el sr. Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, afirme que los países del sur no pueden gastarse el dinero en "licor y mujeres y después pedir ayuda" es algo que le descalifica como hombre, como persona y como ciudadano de la Europa que queremos.

Dice el refranero que conocer es amar y opino igual. ¿Alguien cree que habría prosperado el Brexit si a los ingleses se les hubiera informado con objetividad, sin engaños ni manipulaciones del más rancio estilo populista que cargan contra los inmigrantes para explicar así los desastres del país? La pesada broma va a suponer al menos 60.000 millones de euros a la Corona británica…y una depreciación de la libra que ya ha generado una bajada media de las pensiones de 1400€ a 1120€ por no nombrar lo que es peor, la fractura social, el enfrentamiento, la frustración y la duda instaladas en el país. Nada es gratis, nada es lo que parece y mucho menos si se piensa que el día después habrá una arcadia feliz con el cuerno de la abundancia repartiendo el ahorro.

Este prólogo viene a que estaremos de acuerdo en que la educación es una de las actividades más importantes. Diariamente hacen bien su trabajo miles de docentes y no docentes. De ello se beneficia el conjunto del alumnado y todas las familias. La gente en los centros se esmera en sacar adelante los múltiples retos con los que se encuentra. Además lo hace con sonrisa y amabilidad. Esto es así desde recepción hasta la última aula pasando por supuesto por administración, auxiliares, limpieza, mantenimiento, cocina, comedor… sin embargo nada parece ser noticia hasta final de febrero. No vende decir que la gente es profesional ni siquiera escribir acerca de que se forma en su propio tiempo y con su dinero en beneficio de niños y niñas. Lastimosamente la normalidad, aunque sea muy positiva, no es noticia así que para hablar de educación toca esperar a que pase Carnaval, a reeditar enfrentamientos, a asegurar tópicos en base a "lo que me contaron el otro día" y a conseguir que, en vez de acercar posturas, estas se enquisten incomprensiblemente.

Pobre de mí, creía que tras los duros recortes que todos hemos sufrido en los colegios habíamos aprendido la lección de que en educación no se puede recortar, que eso es jugarse el futuro y que no podemos suicidarnos porque con menos no se puede conseguir más.

En repetidas ocasiones en estos años, he votado en el Consejo Escolar del Estado que la educación no es un gasto sino una inversión y lo he hecho porque me lo creo. ¿Cómo es posible que ahora se hable, con criterios economicistas, del despilfarro por mantener algo que funciona bien hace décadas y con un gasto menor? ¿Puede ser que durante todos estos años la Concertada haya sido innecesaria y nadie lo haya acreditado?

Desde 1985, ninguno de los partidos políticos que han dirigido la educación en el país y sus autonomías han sido capaces de presentar un informe en donde se demostrara que el módulo asignado a estos centros era mayor de lo que se precisaba. Si hubiera sido así, y en coherencia, habría que haber devuelto cada céntimo de euro mal gastado porque es dinero público y eso es sagrado. Con respecto a esto hay que recordar, algo que se esconde muchas veces deliberadamente. Todos pagamos las dos redes sostenidas por la Administración lo que significa que a todos nos cuesta la educación lo mismo de nuestros impuestos a pesar de que a la hora de repartir esa solidaridad impositiva no se tiene en cuenta algo tan básico como que no debería haber niños de 3 años con un trato que de partida es mucho mejor que el de otros. Lo básico no puede tener categorías.

Llegados aquí alguien discrepará así que permítanme traer al artículo a familias reales con dos hijos que por necesidades diversas escolarizan a uno en pública y a otro en concertada y para los que la administración no contempla igual respuesta. ¿Se habían parado a pensar que una pareja con dos hijos que viva en las inmediaciones de Huesca ciudad, tiene garantizado el transporte y comedor para el que va a un centro público y se le niega el mismo derecho al que va a un centro concertado incluso cuando se trate del único centro de Educación Especial de la ciudad? Esa realidad, y muchas otras, también existen con nombres y apellidos. En el primer caso con piernas vigorosas y beca; en el segundo inermes, en silla de ruedas, sin derecho a ayuda porque sus padres "eligieron" concertada.

Hablarles a estos niños del concepto de equidad tal cual hemos oído a los políticos y otros es sin más manosear el concepto y tergiversar su verdadero significado que es dar a cada uno lo que necesita para el desarrollo de su mayor grado de autonomía personal, viva en medio rural o urbano. No se puede jugar al patada y adelante para cargar el mochuelo a los de siempre (a la minoría claro) porque el problema es acusar a los demás de lo que cada uno no sabe resolver e inhibirse por lo tanto de intentar buscar soluciones. Recordemos que en la historia, se ha hecho siempre igual. Para atropellar a todos. Para repartir, cuando se va saliendo, mejor solo a los de casa. Y es que la coexistencia no se regala desde arriba sino que se ejercita mirándonos de igual a igual y a la cara.

En prensa se han dicho muchas cosas sobre la escuela concertada y también sobre sus trabajadores. Por decirlo suave, no siempre hemos salido bien parados incluso cumpliendo escrupulosa y sobradamente toda la normativa académica y laboral. El sindicato FSIE, al que represento en Huesca, está plenamente interesado en que sea así. Nos debemos a los 1400 afiliados de Aragón (450 en la provincia) pero sobre todo al conjunto de trabajadores a los que conocemos. Precisamente por eso nos duele leer que "no es ningún trauma cerrar desde el punto de vista laboral dado que están a punto de jubilarse buena parte de los más de 4000 trabajadores del sector". No damos crédito y, de ser así, no paramos de dar gracias. Resulta que estábamos engañados…que acudíamos al colegio pensando que había que esperar a los 67 años en la mayor parte de los casos. De repente, un artículo de opinión nos saca del error. Solo queda por determinar el número (¿3400-3500?) y el mes (¿quizá septiembre?) pero eso son pelillos a la mar. El lunes iré a SS con la fotocopia y que me lo validen aunque me queden 10 años. Los jóvenes se van a poner como locos porque pensaban que debían esperar al tope legal como casi todos los trabajadores de este país…aunque ahora que pienso, igual nos lo rebajan a los 60 como les pasa a los docentes de la otra red.

Con respecto a los 66 millones de apuesta de la Consejera Pérez por el profesorado de la escuela pública hemos de manifestar que nos parece justo, que está muy bien. Dicho esto también habrá que hacer algo para pagar las nóminas de 2017 en concertada. Hoy por hoy eso no está garantizado y lo sabe (al menos faltan 17 millones) aunque no dudamos que se habilitará partida en el futuro. Otra cosa es, si dará o no para pagar el verano a nuestros compañeros que hacen las sustituciones largas. En todo caso veremos qué se hace con la Semana Santa porque en Navidad ya lo vimos.

En cuanto al necesario reparto proporcional de Acneaes en el que nuestro sindicato siempre ha creído desde una base pedagógica, la Loe dice algo tan sensato como que se hará de forma adecuada y con los recursos precisos tanto materiales como humanos. Esto último siempre se silencia y precisamente por eso nunca se anotan los recursos asignados a cada caso. Sin ellos es imposible evaluar con objetividad si las decisiones tomadas son o no correctas y eso al menos al Justicia de Aragón no le ha parecido bien. Que se atienda a un alumno hasta junio de 2015 en un centro público con 15 horas semanales de auxiliar y que en septiembre se le de 0 a uno concertado, sin que haya mejoría clínica de por medio, cuando menos roza el milagro y en todo caso es algo que solo se puede disfrazar aunque nunca, nadie lo pueda entender.

Voy acabando. En numerosas ocasiones se cierra el debate con el ejemplo de la medicina (quien quiera privada que se la pague) Les recuerdo que la mayor parte de funcionarios tienen sanidad privada a la carta pagada por todos los ciudadanos de este lado del muro mientras que todo el personal de concertada tenemos sanidad pública…y a mucha honra!! En este complejo y diverso mundo nada resulta ser lo que parece, lo que te cuentan. Así si solo hubiera una red el Ayuntamiento de la ciudad de Huesca debería aportar al menos en su presupuesto 700.000€ más para mantenimiento de centros lo que supondría el lógico aumento de impuestos que no sé si alguien desea. Y eso por no hablar de quién paga los colegios que harían falta.

Conclusión. Igual no nos interesan negocios tan rentables como este en el que quizá no habíamos caído. Gastar lo que no se tiene es mal criterio y más si hipoteca el futuro de la sociedad. Plantearse que cuanto peor vaya todo, mejor me irá a mi tendrá algo de estrategia política pero desde luego nada de racionalidad. Por favor, abracemos la educación, de verdad, porque en esta materia noble y hermosa NO SOBRA NADIE. Defendamos lo nuestro claro, pero sin atacar a los otros. No es tan difícil.

Comentarios