Un libro recoge la historia del Orfeón de Graus para que sea leída y transmitida

Espacio Pirineos acogía la presentación del libro ‘El triunfo del arte. El Orfeón de Graus 1914-1918’, que en sus más de 150 páginas, salpicadas de más 130 documentos, relata la historia de esta formación musical, y de una efímera pero brillante trayectoria, iniciada por el maestro Manuel Borguño, y que llegó a contar con más de 150 componentes entre hombres, mujeres y niños. Jorge Mur, autor de este libro, editado por el Ayuntamiento, con la colaboración del la DPH, señalaba que uno de los proyectos que le quedó pendiente al Orfeón fue la edición de su historia, y que un siglo después se saldaba esa cuenta, escribiendo sobre ellos orfeonistas y lo que hicieron.

La presentación de esta publicación, que se realizó a modo de conferencia audiovisual, contó con la presencia de la diputada de cultura Berta Fernández, quien dijo que había sido un placer colaborar en un proyecto que cuenta una parte muy importante de la historia de la sociedad grausina y que trasciende lo meramente artístico. Una historia ejemplar e inspiradora que bien podría ser el germen de un documental o una película, apuntó la diputada.

Tanto la diputada como el alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, elogiaron el trabajo y la labor del autor Jorge Mur, por tratar de seguir potenciando la cultura, en este caso, invitando a conocer y recordar el pasado.

Mur planteó la conferencia cronológicamente, usando citas, documentos, imágenes y, por supuesto música, aunque no en sus grabaciones originales. Se pudieron escuchar entre otras piezas, compuestas por Borguñó, el Himno de San Isidro, interpretado por el coro parroquial, albadas, cantadas por la coral el pasado año en Barcelona o la jota Viva Aragón en la voz de Angelines Sarroca.

Adentrarse en las páginas el libro es hacerlo en una historia de amor a la música y al arte y de valores como el sacrificio, la honestidad o la fe, de hombres, mujeres y niños, la mayoría de ellos sin conocimientos musicales que paladearon las mieles del éxito.

Borguñó, explicaba Mur, llegó a Graus por primera vez en febrero de 1914, de casualidad, acuciado por una enfermedad respiratoria, volvió en abril y en mayo estableció definitivamente su residencia en la villa. Ya entonces un grupo de grausinos le había dicho que querían hacer un coro y que él se lo podía ofrecer.

En mayo de ese año, comenzaron los ensayos, con más de 200 personas, y cuatro meses después relataba Mur, llegó el debut del Orfeón, coincidiendo con la muerte de Guillermo, el hijo de Borguñó.

El año siguiente, 1915, fue el de la consolidación del Orfeón, y el año en que los críticos comenzaron a tener en cuenta a esta formación musical, y 1916, el de los grandes proyectos, con los conciertos ofrecidos en Barcelona, hasta donde se desplazaron 131 grausinos, algunos de los cuales jamás habían viajado en tren o visto el mar. Tras su paso por la Ciudad Condal, la sensación que dejó el coro ´fue extraordinaria, Mur aportó algunos datos para intentar transmitir la odisea que supuso ese viaje cuyos gastos rondaron las 11.000 pesetas de la época, ‘que costó mucho recuperar’. A finales de 1917, se abrió la casa social del Orfeón aunque apenas pudieron disfrutarla, puesto que, unos meses después, se produjo el desmembramiento del Orfeón. Borguñó tenía previsto debutar en octubre de 1918 en el Teatro Real de Madrid pero un mes antes la gripe llegó a Graus y fue el golpe de gracia para la formación musical.

Manuel Borguñó dejó Graus en diciembre de ese mismo año poniendo rumbo a Barcelona aunque continuó visitando, de manera esporádica Graus.

El libro ‘El triunfo del arte. El Orfeón de Graus 1914-1918’ se puede adquirir al precio de 20 euros en la oficina de turismo, Espacio Pirineos y las dos librerías de la villa. Es, decía Mur, una historia amable, con valores, que merece la pena ser transmitida, para que, las generaciones futuras conozcan lo que un grupo de grausinos, con muy pocos medios, logró hacer.

Comentarios