El ropero necesita calzado y prendas de vestir para repartir entre los necesitados

Casa Conferencias San Vicente de Paul

El ropero de las Conferencias de San Vicente de Paúl presenta algunas carencias, por lo que sus responsables y voluntarios han hecho un llamamiento a la generosidad de los oscenses, para que puedan contribuir llevando prendas de vestir, calzado y ropa para el hogar. Entre ocho y diez voluntarios trabajan recogiendo lo que se dona, clasificándolo y repartiéndolo tres días a la semana, lunes, miércoles y viernes, de 11 de la mañana a 1 de la tarde.

Cada mes se reparten del orden de 2000 prendas y más de 200 pares de zapatos. Ello ha llevado a que algunas de las estanterías se hayan quedado muy vacías. Se necesita ropa de niño de todo tipo, a partir de 5 años, jerseys, pantalones vaqueros y prendas de abrigo de hombre, principalmente joven, calzado, zapatos y deportivas de niño, sobre todo de invierno, desde el número 23 al 26, calzado de señora, plano, del número 38 al 42, y de caballero del 37 en adelante, hasta el 45. Además, se precisan sábanas, mantas y toallas.

El perfil de quienes van a buscar ropa al ropero responde al de personas necesitadas, generalmente inmigrantes y de minorías étnicas. Pueden ir una vez cada tres meses y tan sólo se les pide el carnet de identidad y el libro de familia, para saber cuántos hijos tienen y completar la ficha que tienen de cada uno de ellos. Todo lo que se reparte es gratis.

Cuando finaliza el invierno, llega el momento de reponer. La generosidad de los oscenses no falla, pero en los últimos tiempos parece que cuesta más que se lleve la ropa de propio a las Conferencias de San Vicente de Paúl, en la calle San Lorenzo.

Ropa para niños, zapatos planos de mujer, zapatos de todas las tallas para los hombres, pantalones vaqueros o ropa del hogar son las necesidades más perentorias.

Comentarios