Satisfacción entre los empresarios por las cifras del paro, que recuperan el empleo

CEOS CEPYME Huesca sede

El descenso del paro en 196 personas el pasado mes de marzo, además de los datos positivos de afiliación y contratación, suponen una alegría para los empresarios de la provincia, que ven cómo se llevan más de 3 años mantiendo el ritmo de creación de empleo. Además, se van despejando las dudas que les generaba sobre su comportamiento este 2017. Este año, después del buen comportamiento de los años 2015 y 2016, parecía muy volátil, incierto y frágil, pero de momento, aseguran que se ha saldado el primer trimestre con solvencia.

El director general de CEOS-CEPYME Huesca, Salvador Cored, asegura que se podría empezar a decir que se está saliendo de la crisis. En datos del paro, la provincia de Huesca está un punto por debajo de la media de Aragón y 6 puntos por debajo de la de España.

Cored recuerda que la mayoría de los sectores productivos acumulan descensos consecutivos de desempleo, aunque reconoce que algunos sectores son estacionales. Hay caída interanual del paro en todas las ramas de actividad, y destacan las mayores caídas porcentuales en construcción e industria. Los empresarios entienden que es muy positivo el que se lleve ya 40 meses consecutivos aumentando el número de afiliados a la Seguridad Social, al tiempo que tres cuartas partes de los contratos existentes en la provincia de Huesca son indefinidos.

Cabe destacar que, tanto mensual como interanualmente, sube más la afiliación de lo que baja el paro, lo que refleja aumento de polbación activa y creación de empleo neto.

Desde CEOE Aragón se confirma que los datos del mercado laboral aragonés en marzo son positivos y continúan su progresiva recuperación, iniciada hace tres años. Un avance que depende primordialmente de la actividad y perspectivas de las empresas, que sostiene más del 81% del empleo Aragón.

Por ello, es fundamental apoyar su actividad y el entorno en el que se desarrolla para consolidar la creación de empleo y su vigor. Consideran que el tejido productivo debe ser, por tanto, referente de las políticas económicas y de empleo. Esto supone reconsiderar medidas que pueden incidir negativamente en ellas tanto de forma inmediata como a medio plazo y reforzar las encaminadas a favorecer su crecimiento, creación de empleo e inversión tanto desde el ámbito fiscal y laboral como a través de estímulos a la innovación o la internacionalización y la reducción de costes energéticos, asociados a cargas burocráticas, etc. El diálogo social, la moderación salarial y las políticas activas de empleo son también herramientas fundamentales para seguir avanzando, así como contar con Presupuestos nacionales y autonómicos que recojan partidas relevantes para inversión productiva y den estabilidad.

Comentarios