La exitosa propuesta escénica “Misterio del Cristo de los Gascones” en la Semana Santa de Jaca

La programación cultural del Ayuntamiento de Jaca propone teatro para el Sábado Santo. “Misterio del Cristo de los Gascones” es el espectáculo más emblemático de la extensa y rigurosa trayectoria de la compañía teatral Nao d´amores que, desde su fundación en el año 2001, ha transitado con gran éxito el repertorio dramático prebarroco español. Una propuesta actoral, musical y de títeres nominada en varias ocasiones a los Premios Max, que llega al Palacio de Congresos de Jaca el próximo 15 de abril a las 20’30 horas a un precio de 10/12 euros.

Esta propuesta escénica, que desde su estreno en el año 2007, no ha parado de recibir premios y de girar por Europa y América, supone una profunda inmersión en nuestro teatro primitivo desde una visión absolutamente contemporánea. Se trata de una recreación libre de la ceremonia litúrgica que debía representarse en la Iglesia de San Justo, en Segovia, en tiempos medievales, para la cual se talló el Cristo de los Gascones, una de las piezas más significativas del patrimonio románico español.

A través de una dramaturgia realizada a partir de textos históricos, mediante la investigación e interpretación en directo de piezas musicales que pudieron articular una ceremonia de este tipo, desarrollan una puesta en escena que combina el trabajo actoral con el teatro de títeres, y que supone un acercamiento a los orígenes del teatro moderno. La compañía Nao d’amores pretende así reivindicar “nuestro peculiar Patrimonio vivo, abordado desde una perspectiva absolutamente contemporánea.”

EL CRISTO DE LOS GASCONES

La iglesia de San Justo, constituida en los arrabales sur de Segovia y declarada Bien de Interés Cultural en 1996, además de poseer un extraordinario conjunto de pinturas murales de época románica, ha sido tradicionalmente conocida por guardar en su interior la imagen del Cristo de los Gascones. Se trata de una curiosa escultura románica realizada en madera policromada, con brazos articulados, y que según la tradición trajeron viajeros gascones sobre una yegua ciega que murió repentinamente en las puertas de la iglesia. Seguramente, el origen de la leyenda conecta con el hecho histórico de la repoblación de Segovia, que comienza en el siglo XI, para alcanzar su auge en tiempos de Alfonso VIII (1158-1214), momento de prosperidad económica que se corresponde con la construcción de gran número de iglesias románicas.

El Cristo de los Gascones, pertenece al modelo iconográfico que toma sus referentes de las tradiciones centroeuropeas que conmemoraban el ciclo de Pasión. Eran figuras articuladas, construidas expresamente para ser utilizadas en ceremonias litúrgicas de Semana Santa, que a su vez están imbricadas en los orígenes mismos del teatro medieval. La ceremonia fundamental entre todas ellas, era la que recordaba su entierro y posterior resurrección a través del rito conocido como Depositio- Elevatio- Visitatio, recogido en el Liber Ordinarius de Essen. En España los antecedentes más remotos nos acercan hasta tierras del viejo reino de Mallorca a finales del s XIII, pero hubo que esperar hasta los dos siglos siguientes para que el rito se extendiera por Cataluña y Valencia, y en mucha menor medida por Castilla. La tradición continúa viva en numerosísimos lugares a lo largo de la geografía española, como Bercianos de Aliste en Zamora o Villavicencio de los Caballeros, en la provincia de Valladolid.

Comentarios