Polémica con los conciertos educativos

Francisco Torralba

Mucho ruido estos últimos días sobre la renovación de los conciertos educativos de la escuela privada. Y digo bien, Escuela Privada.

Es la primera de las confusiones que deberíamos aclarar. Estamos hablando de centros privados de enseñanza a los que los gobiernos, a través de los departamentos de educación, conciertan aulas, es decir aportan los fondos necesarios para su funcionamiento. En este sentido deberíamos siempre utilizar el término escuela privada concertada. Por tanto, no se trata de cerrar aulas sino de establecer una serie de necesidades educativas y en la actualidad se considera que no son necesarias una serie de vías en 1º de infantil y en consecuencia no se van a concertar.

En segundo lugar, aclarar que estamos hablando de empresas privadas que tienen como actividad empresarial la enseñanza, más allá de los idearios que tengan. Acabemos con la falacia de hablar de que todos los centros sostenidos con fondos públicos son enseñanza pública. La escuela pública está perfectamente definida frente a la escuela privada, sea concertada o no.

En tercer lugar, sobre el concepto de libertad de elección de centro me gustaría hacer la siguiente reflexión. A nadie se le coarta su libertad de elegir la enseñanza que desee, solamente decir que de la misma manera que alguna familia no podrá llevar a sus hijos a su primera opción en la escuela pública, es posible que alguien que desee llevar a sus hijos a un centro privado concertado, tampoco disponga de plaza. En cualquier caso, la escolarización la tendrá asegurada. Y por supuesto, todo el mundo es libre de acceder a un centro privado y pagar lo que corresponda.

Para terminar y en relación con todo el ruido que se ha generado estos días, me gustaría llamar la atención sobre los recortes que ha sufrido la escuela pública durante estos años: muchos profesores interinos sin trabajo, contratos precarios, muchas aulas cerradas, etc. En fin, mucha menos inversión en la escuela pública. Inversión que no ha decrecido en la enseñanza privada concertada. Y que no me vengan diciendo que estamos enfrentado los dos modelos educativos. Simplemente algunos estamos defendiendo lo que de verdad es público, de tod@s y para tod@s.

¿Dónde estaban todas esas personas tan indignadas estos días cuando el deterioro de la educación pública en nuestra comunidad era patente un año sí y otro también? Y no solo me refiero a los manifestantes, sino también y especialmente a articulistas, columnistas y ciudadanos escribiendo a los periódicos, indignadísimos por semejante afrenta: dejar fuera de los conciertos educativos unas cuantas vías en 1º de infantil!

Comentarios