Todos los grupos políticos de la Diputación piden al Gobierno Central poder reinvertir su superávit

Todos los grupos con representación en la Diputación Provincial de Huesca acordaban por unanimidad poder reinvertir el superávit del pasado ejercicio. El acuerdo de la Junta de Portavoces de la DPH demanda poder destinar los ahorros sin más restricción que el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria y anima, también, a los ayuntamientos a apoyar la resolución de la Federación Española de Municipios y Provincias. En su exposición de motivos aducen que a estas restricciones, en 2017 hay que sumar la de no poder hacer ninguna reinversión hasta que los PGE estén aprobados. En el caso de la Diputación, el superávit ascendió a 9 millones de euros en el pasado ejercicio según arroja la liquidación presupuestaria.

En el pasado ejercicio, las entidades locales generaron un superávit de más de 7.000 millones de euros que equivale al 0,64 % del PIB del país, algo que tanto desde la FEMP como en la DPH consideran determinante para que el país haya cumplido con el compromiso de déficit marcado por Europa.

Los portavoces de los grupos políticos en la Diputación Provincial (PSOE, PP, PAR y Cambiar Huesca) se reunían este lunes para analizar la resolución de la junta de gobierno extraordinaria de la Federación Española de Municipios y Provincias y acordaban por unanimidad reclamar iniciativas legislativas, por la vía de urgencia, que lleven a las entidades locales a tener la autorización legal para destinar sus ahorros a inversiones necesarias en los municipios.

Esta demanda surge después de conocer el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, donde no está contemplada la reinversión de ese superávit sin reconocer la solvencia de las entidades locales, que no solo cumplen con el objetivo de equilibrio presupuestario sino que son la única administración pública que genera superávit, algo determinante para que el país haya cumplido con el compromiso de déficit marcado por la Unión Europea, explican. Por contra, añaden, los alcaldes se ven en graves dificultades para explicar a sus vecinos que no pueden atender sus demandas a pesar de contar con recursos disponibles.

El acuerdo adoptado hoy por la Junta de Portavoces de la Diputación demanda al Gobierno Central “poder reinvertir nuestro superávit sin más restricción que el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria”, tal como también recoge la resolución de la FEMP, en la línea de una posición acorde con las circunstancias de buena gestión compartida por el conjunto de la administración local. Durante los últimos ejercicios, la obligación de ceñirse al concepto de “inversión financieramente sostenible” y de generar nuevos ingresos por la misma cuantía ha impedido realizar infraestructuras y prestar servicios demandados por los ciudadanos. De ahí que los portavoces en la DPH animen a los ayuntamientos de la provincia a pronunciarse y hacerse oír en este sentido.

En cifras, las entidades locales han cerrado el último ejercicio con un superávit de 7.038 millones de euros, lo que equivale al 0,64 % del PIB del país. Es el quinto ejercicio consecutivo, de forma que en términos globales alcanza casi los 26.000 millones de euros en el periodo 2012-2016. Así, sucede en la Diputación Provincial de Huesca que mantiene unos indicadores positivos traducidos en más de 9 millones de euros al cierre de 2016 y un nivel de endeudamiento que sigue reduciéndose hasta menos del 18%, quedándose en 11 millones de euros frente a los 17 millones del año anterior.

A estas restricciones, para 2017 se suma la de no poder hacer ninguna reinversión hasta que los PGE estén definitivamente aprobados, que no está previsto antes de finales del semestre o principios del próximo y que hará inviable la tramitación de los expedientes administrativos durante el actual ejercicio.

Comentarios