FAPAR dice que si no se baja la ratio, colegios de Huesca deberán cerrar vías

La Federación de Padres de Alumnos, FAPAR, ha manifestado su profundo rechazo a lo que son las condiciones del proceso de admisión de alumnos del curso 2017-18, al considerar que atentan contra los principios que han defendido, año tras año, de igualdad, equilibrio y equidad en la escolarización de Huesca, y perpetúan la dualidad en cuanto a los centros educativos oscenses: con centros altamente demandados, saturados y con falta de espacio y otros colegios escasamente demandados, con un porcentaje elevado de alumnos con necesidades especiales, por la segregación escolar que sufren, y que reciben todas las incorporaciones fuera de plazo por tener vacantes.

FAPAR se pregunta por qué no se ha respetado, como premisa fundamental, la bajada de ratios en todos los centros. Por qué se ofertan 100 plazas más de las que se necesitan según los datos actualizados del padrón; cómo es posible que varias zonas escolares oferten más plazas que número de nacidos, y otras con mayor número de nacidos que las anteriores, oferten menos plazas; y también, por qué centros con porcentajes totales de alumnos con necesidades especiales más elevados que otros, ofertan más plazas para ellos que otros centros con porcentajes menores, y dónde queda con esto el respeto a la legislación vigente en materia de distribución equilibrada de este tipo de alumnado.

Consideran que estos desequilibrios perjudican de nuevo, y condenan todavía más, a los centros escolares de Huesca más vulnerables y menos demandados, por escolarizar a un mayor número de alumnado de diversidad. Creen que estos centros, o bien pueden llegar a perder alguna de sus vías, o bien quedarán medio vacíos recibiendo todo el alumnado fuera de plazo, por albergar todas las vacantes, con lo que supone de alumnado con desconocimiento del idioma, o a veces sin escolarizar.

FAPAR afirma que mantener esta situación vulnera el derecho a la educación en condiciones de igualdad de muchas familias oscenses, y hace de la planificación educativa, verdadero pilar de una escolarización que garantice por encima de todo, el derecho a la educación en condiciones de igualdad, una herramienta para potenciar únicamente el derecho a la libertad de elección de centro.

La Federación de Padres de Alumnos exige, antes de que se inicie el proceso de escolarización, que la Administración educativa corrija las condiciones anunciadas bajando la ratio en todos los centros a una ratio que evite la sobreoferta de plazas y que equilibre la reserva de plazas para alumnos con necesidades educativas especiales, de modo que se garantice la distribución equilibrada de este tipo de alumnado entre todos los centros.

Comentarios