La Ribagorza apura las últimas horas de una Semana Santa muy positiva

A falta de balance oficial, los últimos compases de la Semana Santa, en la Ribagorza, se afrontan con una sensación muy positiva. El buen tiempo, casi más veraniego que primaveral, ha sido la nota predominante de este período festivo y ha permitido que los turistas hayan podido disfrutar de los atractivos de este territorio, desde las estaciones de esquí, que han vivido un último fin de semana muy animado, senderos y caminos, que han sido muy transitados, o turismo cultural o patrimonial. Los establecimientos hoteleros han rozado el 100% de ocupación y en las terrazas de bares y restaurantes ha sido complicado encontrar mesa libre.

En Graus, desde la oficina de turismo, se califica esta Semana Santa, de momento, como ‘inmejorable’. Hasta el sábado, se habían atendido 989 consultas, una cifra superior a la del año pasado, por lo que, si la tónica se mantiene hasta este lunes, posiblemente, se superen las 1.120 visitas de 2016. Por las calles de Graus estos días se están viendo, sobre todo, muchas familias, que han mostrado interés por conocer Graus y otros pueblos próximos, senderos y actividades con niños. Se ha tratado, principalmente, de turistas procedentes de Cataluña.

En el valle de Benasque, la Semana Santa cierra una temporada casi perfecta. Desde el miércoles, la ocupación en el valle roza el 100% y, además, los turistas han encontrado estos días la combinación perfecta con nieve en las dos estaciones de esquí, Cerler y Llanos del Hospital, caminos para la práctica de senderismo e innumerables eventos organizados por Ayuntamientos y asociaciones.

En el caso de Benasque, para las próximas semanas, con las festividades de San Jorge y el 1 de Mayo, la previsión de ocupación sigue siendo alta. En ambos casos el perfil de turista será de aficionados al esquí de travesía o montaña y raquetas.

Comentarios