Cambiar Huesca defiende una educación pública, diversa y libre

Desconociendo en detalle los concretos argumentos de las partes en los procesos contencioso-administrativos seguidos por la decisión del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón de no renovar trece conciertos educativos, y ante la decisión judicial de levantar, como medida cautelar, dicha suspensión, de manera que las plazas de esos centros se incorporan a la oferta en el actual proceso de escolarización del curso 2017/2018, Cambiar Huesca, movimiento político y ciudadano para el que la educación es un bien público esencial cuya tutela y ejercicio debe de ser gestionado directamente por los poderes públicos, quiere manifestar a la ciudadanía lo siguiente:

La existencia de una red de centros privados financiada con recursos públicos solo

se justifica como complemento y asistencia en la planificación de la enseñanza ante

la insuficiente extensión de la red pública, y siempre sujeta a las condiciones que

garanticen la educación en igualdad de todas las personas. No existe un derecho

constitucional a la existencia de la red concertada.

Aunque sea cautelarmente, no se ajusta al interés general el priorizar un supuesto

derecho de las empresas privadas de educación a que se financie con recursos

públicos su oferta educativa, sobre la obligación de los poderes públicos de limitar

esa financiación al número de plazas necesarias para que, sumadas a las hoy

insuficientes plazas públicas, se alcance a garantizar el derecho de todas las

personas a una educación gratuita de calidad. El interés general, por definición,

debe prevalecer sobre los intereses privados.

El “mal” llamado derecho a la libertad de elección de centro de las familias -que para

Cambiar Huesca provoca que surjan centros segregados- no debe en ningún caso

prevalecer sobre la planificación educativa y el uso racional de los recursos públicos

en orden a conseguir que el bien público de la educación llegue a todas las personas

y se fomente el respeto a la diversidad y la cohesión social. La libertad de elección

de centro no es un derecho constitucional, sino de configuración legal, y nunca

puede dañar el derecho a la educación en igualdad de condiciones, que sí es un

derecho constitucional.

Por ello, y sin perjuicio de que se adopten medidas para preservar el empleo de los

trabajadores de la enseñanza concertada, animamos al Gobierno de Aragón para

que profundice en la defensa y extensión de la enseñanza pública, en la línea en la

que se había iniciado en parte este curso, planteando la preferencia por el

mantenimiento de las aulas públicas frente a las aulas concertadas, dado el

descenso de natalidad de la Comunidad Autónoma Aragonesa y, también

especialmente a través de la construcción de aquellos centros públicos que sean

necesarios, ( y) dotándolos de medios humanos y materiales para seguir avanzando

en el legítimo objetivo político de conseguir una red pública suficiente y única ( que

haga innecesario el recurso a la iniciativa privada para asegurar el derecho a la

educación de toda la población )

Como hemos repetido insistentemente, quienes quieran optar a otro tipo de

enseñanzas que no sean las impartidas en la red pública, por motivos religiosos, de

distinción social o de otro orden, siempre podrán hacerlo como una elección privada.

La defensa de la educación pública, no obstante, no acaba ni se reduce, para

Cambiar Huesca, en la defensa del dinero público para dotar adecuadamente a

la red pública, sino que también defendemos una red pública que debe mejorar

en equidad y en inclusión. Defendemos una educación pública crítica y

autocrítica, que lidere cuantos cambios y mejoras metodológicas sean

imprescindibles para alcanzar la mejor calidad para el conjunto de todos los

alumnos y alumnas, independientemente de su punto de partida y de sus

características, creencias, origen cultural, identidad sexual, etc. Una

educación pública, respetuosa con la diversidad, la cohesión social, la libertad

y la pluralidad de las personas a las que educa, que promueva los valores

democráticos fundamento de nuestro bienestar social.

Comentarios