Magia Huesca pierde en Melilla y la permanencia se decidirá en la última jornada

El equipo oscense caía por 79-67 ante Melilla en el “Javier Imbroda” y por con la derrota también de Logroño en Palencia por 89-77 por lo que todo queda igual con empate a 10 victorias y por lo tanto el viernes que viene se decidirá el equipo que permanece en la Liga LEB-Oro. La ventaja es para los peñistas que dependen de sí mismos y necesitan derrotar a Cáceres para salvarse en lo que será una auténtica final.

No estuvo fino el conjunto de Guillermo Arenas ante un mermado Melilla, pero que compitió por la victoria con acierto y sabiendo superar a los oscenses en muchas facetas del juego, como así reflejan las estadísticas.

El primer cuarto finalizaba con 24-17 y al descanso el marcador era de 40-38 y eso que en este segundo cuarto consiguió ponerse incluso por delante, aunque de forma efímera. Tras el descanso la diferencia se fue ampliando con un cómodo 57-46 para Melilla que con una renta que rondaba los diez puntos no pasó apuros en ningún momento.

En el último cuarto el Magia Huesca lo intentó, pero el equipo no estuvo bien y a los melillenses no les costó mantener la diferencia y terminar venciendo por 79-67.

La permanencia tiene que esperar y ahora ya solamente queda una bala en la recamara. El equipo está obligado a ganar a Cáceres el viernes que viene a las 21 horas en el Palacio de los Deportes porque si Logroño vence a Lleida en la pista riojana los verdiblancos descenderán.

Semana intenso, con llamamiento a la afición porque si hace un año el equipo peleó por ascender, ahora lo está haciendo por no perder la categoría. El Palacio de los Deportes debe ser una olla a presión para alcanzar el objetivo y no tener que mirar lo que pueda pasar en Logroño. Será una tarde noche de nervios y emoción en el final de la liga regular.

Comentarios