El PAR sugiere al ayuntamiento que no descarte la reversión del antiguo Seminario

Seminario

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha indicado que “resultaría prudente y previsor” que el ayuntamiento “estudie, sin descartarla de antemano, la posibilidad de recuperar el antiguo Seminario, al menos en la mayor parte que la Universidad de Zaragoza ha despreciado 16 años después”. Siempre en función de que la solución propuesta por la DGA y la Unizar no resulte favorable para la ciudad, se trataría de aplicar a esa zona del edificio, “una condicional reversión de la cesión realizada a la institución académica” y “teniendo en cuenta que todo el complejo sigue siendo propiedad municipal”.

El PAR expresa su desconfianza porque “tras el anuncio de importante avances inmediatos que fue realizado en febrero, la conclusión principal de la esperada reunión del Patronato del Estudio General de Huesca es la indefinición”. “A pesar de ello -continúa el comité del Partido Aragonés-, hay que comprobar si finalmente, los todavía inciertos planes conjuntos no culminan de manera positiva y rápida para los intereses de los oscenses, sin nuevos costes para la ciudad. De lo contrario, el ayuntamiento tiene que actuar con determinación”.

El criterio del PAR sería “que la ciudad pudiera decidir el destino de casi todo el Seminario, una vez que la Universidad de Zaragoza ha preferido, transcurridos más de tres lustros, aprovechar sólo la décima parte de un inmueble con gran potencial, que recibió en buenas condiciones y ha abandonado hasta su deterioro”. Según el Partido Aragonés, “Huesca podrá gestionar mejor sin duda, incluso a través del PGOU, unos usos que deben seguir siendo prioritariamente universitarios” y para los que se podría contar con la colaboración de la iniciativa privada, “de acuerdo con una vía apuntada por el propio Rector hace unas semanas” y que ya anticipó el PAR en 2015.

El comité municipal de los aragonesistas denuncia que “la reunión del Patronato evidenció la ausencia de compromiso de la DGA y de la Universidad. Su presunto problema, como se ha dicho reiteradamente, son los catorce millones de euros que requiere rehabilitar el Seminario, cuando en 16 años, con varios rectores y varios gobiernos, ha habido inversiones muy superiores y cuando los oscenses y su ayuntamiento, mucho menos potente en sus presupuestos, ya pagó por el edificio tres millones del año 2000”, unos 4,2 millones de euros de 2017 según la inflación. “No cabe comparación, ni proporción”, valora.

Para el PAR de Huesca, la pasividad del Gobierno de Aragón y la Unizar “afecta tanto a la utilización de ese edificio como al impulso del desarrollo del campus de esta capital”. En ese sentido, “no se duda de la trascendencia del Máster de Medicina de Urgencia y Rescate en Montaña, pero se trata de quince alumnos por curso, mientras Teruel acoge dos nuevas dobles titulaciones que para Huesca se prevé, cuando se implanten, que sean compartidas con Zaragoza, de manera que los alumnos quizá ni residan aquí. Al tiempo, se publicita unas próximas obras para laboratorios en la Politécnica que en realidad, corresponden a 2016 y fueron aplazadas. De los estudios de Turismo o Podología que reivindica Huesca, no hubo mención, como tampoco de la transformación del San Jorge en hospital plenamente universitario para devolver a Huesca el tercer curso de Medicina, ni por supuesto se concretó nada sobre el futuro de la Escuela Universitaria de Enfermería, del acondicionamiento de los espacios cerrados en la antigua Residencia de Niños o el solar cedido para Ciencias de la Salud junto al río Isuela”.

El comité del Partido Aragonés afirma que “Huesca y su campus no merecen esta desconsideración, como sede histórica de la primera universidad de Aragón y como ciudad con vocación de progreso en torno a unos estudios e infraestructuras universitarias que se le niegan”.

Comentarios