Graus dedica una plaza a Sebastián Romero Radigales

Sebastián Romero

La villa ribagorzana celebraba, este martes, un pequeño homenaje a su vecino Sebastián Romero Radigales, un pequeño paso decía el alcalde José Antonio Lagüens, para comenzar a dignificar la obra y hazaña de este diplomático grausino que forma parte ya de los anales de la historia de la villa. Muchos vecinos, además de autoridades regionales, provinciales, comarcales e incluso militares, quisieron acompañar a familiares y descendientes de Romero Radigales. El homenaje, al que ni siquiera la lluvia pudo restar emoción, consistió en la presentación del libro ‘El dossier de las mujeres sin rostro’, el descubrimiento de una placa en la plaza que lleva su nombre y el concierto de cantos sefardíes del grupo Evoeh.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Fueron su nieta Elena Colitto e Isaac Revah, una de las personas a las que salvó la vida Romero Radigales, los encargados de descubrir la placa que lleva el nombre de la plaza.

La nieta de Romero Radigales, emocionada y feliz, agradeció la iniciativa y se refirió a su abuelo como un hombre culto y generoso, cuyas acciones, a pesar de su rígida educación, siempre estuvieron dominadas por sus sentimientos. Elena Colitto recordó que ni él, ni tampoco su abuela, hablaron jamás de lo sucedido en Atenas, durante sus años de cónsul. Y que fue su madre la que le contó el empeño de Romero Radigales por librar del exterminio a los judíos sefardíes.

Por su parte, Isaac Revah, recordó el camino que llevó en 2014 a reconocer a Sebastián Romero Radigales como Justo entre las Naciones. Habló del empeño del diplomático grausino que hizo posible que más de 600 sefardíes pudieran ser repatriados a España y salvados del campo de exterminio. Recordaba que, desde su llegada a Grecia, el principal objetivo de Romero Radigales fue negociar con los alemanes y con los españoles, con aquellos, para que no deportaran a los sefardíes, y con sus superiores, para pedir que se emitieran los visados que permitieran repatriarlos. Revah decía que el reconocimiento de Romero Radigales como Justo entre las Naciones fue como saldar una deuda con el hombre que no pasó de largo frente a su sufrimiento.

No faltó en el homenaje, Miguel de Lucas, director del centro Sefarad-Israel de Madrid, y miembro de la carrera diplomática de España quien destacó la labor de los Justos entre las Naciones, que fueron, en la página más oscura de la historia de la humanidad un atisbo de luz, que se la jugaron por no pasar de largo ante el sufrimiento humano.

El alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, señaló que el homenaje era un pequeño paso para dignificar la obra de Romero Radigales y que ojalá pudiera completarse documentando, en la biblioteca municipal, los documentos, escritos y cartas dirigidos al diplomático grausino, para poder divulgar su hazaña. Lo definía como un hombre valiente, integro y de gran condición humana.

Antes de la inauguración de la plaza, en Espacio Pirineos, se presentaba el libro de Ángel Arribas ‘El dossier de las mujeres sin rostro’ con presencia del propio autor y de los profesores Carlos Bravo y Concha Salinas.

El homenaje concluyó con el concierto del grupo Evoeh que ofreció un recital de cantos sefardíes.

Comentarios