Tras las últimas heladas, UAGA considera que hay que desarrollar y mejorar el sistema de seguros agrarios

En las últimas noches las bajas temperaturas registradas en algunas zonas han dejado daños por helada en los diferentes cultivos de la comunidad autónoma. El intervalo de temperaturas críticas que dañan los cultivos es, por ejemplo, para la cebada de -1 a -2º C, para la patata de -1 a -2º C. La vid se hiela a -2ºC, la nectarina a -1,5ºC, el albaricoque a -0,5ºC

En las Comarcas de Belchite y Cariñena hay afección en viñas y fruta; en la Comarca de Calatayud habrá una importante pérdida de cosecha en fruta; en la Comarca de Daroca, en cereal y patata, en la Comarca de Somontano en vid, en el Bajo Cinca, en fruta. El almendro, en las diferentes comarcas, por ejemplo en el Bajo Aragón y Matarraña, junto con el melocotón, también reducirán la producción. UAGA considera que es muy difícil calcular las pérdidas en porcentaje sobre la producción y su montante económico, por las últimas heladas, hasta no ver cómo evolucionan los cultivos.

Por ello, creen que los seguros agrarios deben constituir una importante herramienta de la política agraria, cuyo principal objetivo debe ser el de garantizar la estabilidad de la renta ante los riesgos climáticos con el objetivo de llegar a la estabilidad de ingresos.

El seguro agrario, en general, es muy deficiente en coberturas; los elevados costes de contratación y los elevados mínimos indemnizables y franquicias hacen que la contratación esté bajando hasta alcanzar un 26% menos en algunas líneas. Es el caso de los seguros de fruta en algunas comarcas de nuestra Comunidad que están sujetos a un rendimiento inferior a la producción real y, en caso de siniestro por helada, la pérdida de cosecha no se valora en su justa medida. Además se aplica un franquicia del 25% sobre el daño. Estos condicionantes provocan el descontento de los agricultores que se retraen al tiempo de realizar la contratación, cuando históricamente aseguraban su cosecha.

UAGA considera imprescindible desarrollar aún más en el sistema de seguros agrarios y mejorarlo. La partida presupuestaria para la subvención a los seguros agrarios, tanto del Ministerio como del Gobierno de Aragón debería ser más alta y constante, como apoyo al seguro agrario a favor de los agricultores/as a título principal y profesionales del sector, para los que es fundamental disponer de herramientas como el seguro para garantizar su principal fuente de ingresos.

Comentarios