Alquézar, el patrimonio como fórmula contra la despoblación

Alquézar

“La joya de la Corona”, “la villa reina” o “la perla del Somontano”, son apelativos habituales para referirse a Alquézar, una localidad que en los 50’ y 60’ del siglo pasado se despobló a causa de la revolución industrial y su patrimonio se deterioró, en muchos casos, hasta el estado de ruina.

En la década de 1970 los vecinos comenzaron a rehabilitarlo, un proceso que se ha prolongado hasta hoy y que ha supuesto una inversión millonaria “difícil de cuantificar”, en palabras de su alcalde Mariano Altemir, pero sin duda “ha resultado muy beneficioso porque revitalizó esta localidad y a la comarca del Somontano” y “permitió fijar población”.

Sirva como ejemplo la colegiata de Alquézar, cuyo plan director superó un millón de euros de inversión y donde en el pasado 2016 hubo 80.000 visitas. A ese patrimonio recuperado lo complementa la naturaleza y parajes del entorno, ya que es una localidad inmersa en pleno Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. La Ruta de las Pasarelas alcanza las 115.000 visitas cada año. Además, esta villa medieval forma parte de los pueblos más bonitos de España.

Son cifras que muestran la gran afluencia de turismo en esta villa, cuya actividad económica está basada en un 95% en el sector servicios. En los 70’ únicamente había una casa particular que daba comidas, mientras que hoy en día funcionan quince restaurantes, cinco hoteles, dos campings; tres albergues; veinticinco apartamentos turísticos y una fonda.

El Ayuntamiento de Alquézar considera decisiva esa apuesta por el patrimonio para la revitalización de la actividad económica y social de una localidad. En este caso concreto, los propios vecinos tuvieron que hacer esfuerzos económicos para costear, por ejemplo, parte de la rehabilitación de las fachadas de los hogares, pero se han visto recompensados con una nueva y próspera vida para su pueblo.

La recuperación del patrimonio ha sido por tanto una gran herramienta contra la despoblación en Alquézar. Su alcalde, Mariano Altemir, apunta que “ojalá en el Somontano hubiera dos o tres localidades como Alquézar porque así mucha gente joven podría formarse una vida en el propio territorio, en el medio rural”.

Comentarios