El PAR reclama a la CHE que agilice todas las actuaciones pendientes para poner en servicio Montearagón

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés ha acordado instar públicamente a la Confederación Hidrográfica del Ebro a agilizar todos los trámites pendientes e inversiones necesarias para la entrada en servicio del embalse de Montearagón. Reacciona de esta manera a las recientes declaraciones desde la CHE indicando que aún restan pasos administrativos, además de la ejecución de los trabajos, para hacer frente al deslizamiento localizado de alguna ladera y permitir así la reanudación de las pruebas de ‘puesta en carga’, suspendidas en mayo de 2013, por lo que la expectativa a este ritmo es añadir al menos dos años más, a pesar de que el proyecto de Presupuestos generales del Estado 2017 incorpora partidas genéricas en los programas de la Confederación para ‘actuaciones en presas’.

Ese plazo de horizonte indeterminado se suma a los innumerables avatares de una infraestructura incluida en el Pacto del Agua y declarada de urgencia en 1992, cuya primera piedra, según recuerda el comité del Partido Aragonés, fue colocada en 1995, es decir 22 años atrás, “y que hoy, tras un coste en torno a los 50 millones de euros todavía no está en funcionamiento, ni cuenta tampoco con las conducciones de suministro y riego, ni se ha llevado a cabo la mayor parte de la restitución a los municipios afectados”.

El PAR oscense reafirma su reivindicación –que ya motivó acuerdos plenarios del Ayuntamiento de Huesca en pasados mandatos, a instancias del Partido Aragonés- considerando que, a través de la garantía de abastecimiento a Huesca y a otras localidades y de la mejora de regadíos en más de cuatro mil hectáreas del entorno de la capital, “la definitiva conclusión y operatividad del embalse de Montearagón tiene que suponer una palanca de desarrollo, además de posibilitar nuevos objetivos con el horizonte de los riegos de la Hoya, para el que debía ser pieza de cola”.

Sin embargo, añade el comité del PAR, “los continuos inconvenientes hasta la entrega de la presa, terminada en 2006, se han visto agravados incluso por los problemas, nuevas obras de impermeabilización y galerías o aplazamientos posteriores, además de la falta de avances en las conexiones hidráulicas imprescindibles para llevar el agua a las poblaciones y explotaciones agrarias”.

En ese sentido, el Partido Aragonés de Huesca señala que “sería intolerable que al llegar el momento del llenado, no estuviera todo dispuesto” para el abastecimiento de agua desde el embalse de Montearagón a Huesca y a Monflorite-Lascasas, Tierz y Quicena, con sus estaciones de potabilización, y faltara también la conducción para regadío que interesa a siete comunidades de regantes de los sectores IX y X de la Hoya de Huesca con 4.140 hectáreas.

El comité municipal del PAR demanda también el cumplimiento del plan de restitución, aprobado en 2005, para diversos núcleos de los municipios de Huesca y Loporzano, “que debe priorizar los compromisos más importantes como es el caso de el acondicionamiento de las carreteras que sirven de único acceso a esas localidades”.

Comentarios