Doble cita ferial en Graus

Este domingo, Graus acoge una doble cita ferial, por un lado, el tradicional mercado generalista, que se ubicará en las calles Salamero, Barranco y plaza San Miguel, y, por otro, la cuarta edición de la feria agroalimentaria que se instalará en la plaza Mayor de 11 a 20 horas.

La feria agroalimentaria servirá, un año más de escaparate a los productos del territorio. Participarán 21 productores y la novedad es que, en esta edición, el certamen se abre a otras comarcas como Somontano, Sobrarbe o Alto Gállego que estarán presentes con aceite, helados, licores y pacharán o patés.

Las dos actividades principales del evento serán, por la mañana, un taller de cocina para niños de 4 a 12 años que, en esta ocasión, se centrará en pastelería y chocolatería. Y, por la tarde, una masterclass de gin tonics que impartirá José Luis Samitier, profesor de coctelería de la Escuela de Hostelería de Guayente.

También los restaurantes serán protagonistas durante la jornada, puesto que, tres restaurantes del territorio elaborarán, en las carpas dispuestas para ello, tapas y raciones.

Y, por otro lado, en las principales arterias de la villa, se encontrarán las distintas paradas que participaran en la feria generalista que el domingo celebrará su 110 aniversario.

Quienes la visiten podrán encontrar, como es habitual, una variada oferta comercial de textil, calzado, alimentación, plantas o menaje en las numerosas paradas que animarán las principales calles de la villa.

A modo de retrospectiva, la villa de Graus ha tenido históricamente una vocación de centro comercial, muestra de ello son los numerosos mercados que se celebran durante todo el año: la celebración, cada lunes, con el mercado semanal, concedido en 1588 por Felipe II, la feria de San Miguel, en septiembre, que data del año 1201, concedida por Pedro II, la de Santa Lucía, en diciembre, instaurada por Carlos II en 1681, o la ya desaparecida feria de agosto.

En 1907 se puso en marcha este punto de encuentro comercial correspondiente a la época primaveral, conocida como Feria de Mayo. En sus comienzos se creó como feria de compra-venta animal, destacando el ganado porcino, comprado en primavera para su posterior engorde y matacía en el invierno.

En 1985, se convirtió en una moderna feria comarcal bajo el nombre de ExpoRibagorza. En esos años constituyó un escaparate comercial y la máxima referencia de la vitalidad económica y social de nuestra villa y comarca.

En 1998, se reconvirtió en un certamen adaptado a la consonancia con la evolución del territorio a lo largo de los últimos años, creándose Propirineo, Certamen sobre la propiedad, el comercio y los negocios en el Pirineo. Su objetivo era la promoción de cualquier tipo de actividad que se generara en el espacio natural del Pirineo.

En marzo de 2005 se tomó la decisión de que con el sobrenombre de Propirineo, se organizasen varios salones temáticos a lo largo del año, con jornadas técnicas, exposiciones, demostraciones o visitas con el objeto de hacerlas más profesionales.

Comentarios