'Proyecto Mallata', una nueva vida para los refugios de pastores de Pirineos- Monte Perdido

Pequeños refugios de pastores

El Geoparque Sobrarbe-Pirineos pone en marcha una iniciativa para recuperar las ‘Mallatas’, edificaciones tradicionales que utilizaban los pastores y que suponen una de las características del paisaje pastoril que definen el sitio ‘Pirineos-Monte Perdido’ y, uno de los motivos por el que ha sido catalogado como Patrimonio Mundial por la Unesco.

El principal objetivo del proyecto ‘Mallata’ es poner en valor un elemento tradicional que se encuentra en peligro de desaparición. Se trata de pequeños refugios de pastores edificados en piedra seca, sin argamasa que caen en el abandono por falta de uso.

Para paliar esta situación, se pone en marcha el ‘Proyecto Mallata’, que pretende recabar la complicidad de vecinos y Amigos del Geoparque para restaurar estos elementos arquitectónicos, y de este modo reconocer la importancia del pastoreo trashumante en el sitio ‘Pirineos-Monte Perdido’ declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Es un proyecto del Geoparque Mundial UNESCO Sobrarbe-Pirineos, en colaboración con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Para ello se llevarán a cabo varias jornadas de restauración entre el 15 y el 24 de mayo en la mallata de Carduso de Sesa (Puértolas). El resultado se podrá ver el 3 de junio en una actividad para celebrar el fin de la obra y conocer un poco más los usos de las mallatas, la técnica de la piedra seca y la riqueza geológica del paisaje que le rodea.

Este proyecto se enmarca dentro de las actuaciones programadas en el proyecto de cooperación transfronteriza de ‘Pirineos-Monte Perdido, Patrimonio Mundial 2’ del cual son socios la Comarca de Sobrarbe y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y está cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020).

QUÉ ES UNA MALLATA

Una de las características que definen el sitio ‘Pirineos-Monte Perdido’ y, parte también de por las que ha sido catalogado como Patrimonio Mundial por la Unesco, es que su paisaje constituye un testimonio inestimable del pasado de la sociedad de montaña europea.

Pirineos-Monte Perdido es una zona de pastoreo donde se puede observar un modo de vida rural muy extendido antaño por las regiones montañosas de Europa, que sólo se ha conservado intacto en este lugar de los Pirineos a lo largo de todo el siglo XX. Si nos limitamos en la vertiente española, al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, según el inventario de construcciones pastoriles que se realizó en el año 2000, se llegaron a contabilizar más de 150 edificaciones ligadas a esta actividad, como mallatas, abrigos o casetas, como un ejemplo claro de máxima adaptación del ser humano al medio natural.

La forma y la función se unen para sacar máximo provecho a los recursos, enfrentarse a la climatología hostil y utilizando mínimo material. Actualmente la mayoría de las mallatas existentes están caídas o están a punto de hacerlo, pues ya nadie repara los muros.

Las mallatas son una parte importante del patrimonio cultural de dicho territorio que está en riesgo. El Geoparque de Sobrarbe-Pirineos pone en marcha el ‘Proyecto Mallata’ que consiste en la rehabilitación y recuperación de una de ellas en cada uno de los cuatro sectores del Parque Nacional mediante la colaboración del trabajo voluntario de Amigos del Geoparque que quieran participar en esta labor. Se pretende de este modo poner en valor la ganadería trashumante como actividad tradicional ligada al paisaje.

La geología y la arquitectura popular están íntimamente ligadas, las piedras, su morfología, litología y disposición nos informan del entorno, de su evolución.

LA ACTIVIDAD

La primera edificación seleccionada ha sido la mallata de Carduso de Sesa, localizada en Plana Canal (Puértolas). Para realizar los trabajos de restauración se contará con la colaboración de Manuel Latre (Nerín), especialista en construcción en piedra seca, que será quién dirigirá el trabajo de los voluntarios. Las jornadas de restauración se realizarán del 15 al 18 de y del 22 al 24 de mayo.

Comentarios