ASAJA Aragón advierte que la sequía y las heladas de abril llevan al campo aragonés a una situación límite

Tras un inicio de la primavera, con precipitaciones que mantuvieron buenas perspectivas en los cultivos de las zonas secas de la provincia, y mejoraron la situación de las zonas húmedas, llegó el mes de abril con ausencia de lluvias y un excesivo calor, que según la organización empresarial agraria ASAJA Aragón, han frenado la recuperación de los sembrados afectados por mala nascencia y han frenado bruscamente las expectativas de cosecha en las zonas áridas. Consideran que, si continúa esta situación en el mes de mayo, caerán en picado los rendimientos, teniendo una cosecha media en las zonas húmedas, y baja en el caso de las zonas áridas.

En el caso de los cultivos permanentes los daños han sido debidos a las heladas tardías de la semana pasada. En olivo se han detectado daños en el Bajo Aragón, en el resto del territorio habrá que vigilarlo estas próximas semanas; en almendro los daños van desde una grave afección en el caso del Bajo Aragón hasta daños variables en función de parcelas y variedades en el caso de la provincia de Huesca, a los que habrá que seguir su evolución para determinar la gravedad. En viñedo es donde se encuentran daños más importantes, dado que estaba en una fase muy sensible de desarrollo. La afección también es variable en función de zonas, pero va desde un mínimo de un 40% hasta un 100% de pérdida en todo el territorio aragonés. En el caso de la fruta también se han ocasionado daños puntuales en todas las zonas productoras: Bajo Cinca, Bajo Aragón y zona de La Almunia de Doña Godina.

Los pastos para la ganadería extensiva se han visto afectados por la sequía, y también por estas últimas heladas. Aun viniendo lluvias en este mes de mayo, se producirá una reducción en la cantidad de los mismos, por lo que los ganaderos tendrán que suplementar la alimentación de sus animales en pesebre, algo que va a afectar seriamente la rentabilidad de unas explotaciones en grave riesgo de desaparición.

Desde Asaja Aragón continuan pidiendo que se avance en dos líneas de trabajo frente a las adversidades climáticas. Por una parte, desarrollo del regadío como lucha contra la sequía, lo que exige aumentar la reserva para la ampliación de zonas regables, así como la mejora de sistemas y zonas de riego tradicionales. Por otro lado, mejora del sistema de seguros agrario y ganaderos, estudiando caso por caso las líneas con bajo porcentaje de contratación y buscando nuevas fórmulas que cubran las incidencias climáticas cada vez más virulentas e impredecibles.

Dada la particular gravedad de la situación de este año, además de las tradicionales fórmulas de créditos a través de SAECA desde Asaja se ha pedido a la administración estatal fórmulas para la compensación en renta de agricultores y ganaderos con efectos para este año 2017. A raíz de esto, se han publicado en el Boletín Oficial del Estado los índices de rendimiento neto aplicables en el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para el ejercicio fiscal 2016.

Comentarios