Las Cortes recuerdan a Manuel Giménez Abad y reivindican el "valor de la política" cuando se cumplen 16 años de su asesinato

Las Cortes de Aragón han vuelto a recordar al político aragonés Manuel Giménez Abad, asesinado por la banda terrorista ETA hace 16 años. Lo han hecho en el tradicional ‘Homenaje a la palabra’, organizado por la Fundación que lleva su nombre, y que se ha convertido en una reivindicación del “valor de la política”, así como de “los valores esenciales del parlamentarismo que encarnó el dirigente popular”, según ha manifestado la presidenta de la institución, Violeta Barba.

“Hacer de esta fecha celebración de la tolerancia, la libertad y la democracia es el mejor homenaje que puede hacerse a Manuel Giménez Abad”, ha afirmado. Barba ha sido la encargada de inaugurar el acto en el salón San Jorge de la Aljafería, al que han asistido cerca de un centenar de personas, ensalzando la figura de Giménez Abad -que fue letrado mayor de las Cortes, consejero del Gobierno de Aragón y diputado- , y celebrando el pluralismo de la Cámara en la que desarrolló gran parte de su trayectoria profesional.

“Estas Cortes son herederas de la tradición de pacto y diálogo del histórico Reino de Aragón y fiel reflejo de la riqueza y los matices de la sociedad aragonesa”, ha dicho. Desde ese diálogo y consenso, ha apelado a buscar soluciones para los “nuevos desafíos” que plantea la ciudadanía aragonesa en un momento “particularmente confuso” y ha instado a la Cámara a renovarse para “reencontrarse” con los aragoneses y poder atender los “retos del nuevo modelo social”.

Junto a Barba, ha tomado la palabra el copresidente de la Fundación e hijo del homenajeado, Manuel Giménez Larraz. En una emotiva intervención, ha recordado los 22 años que pudo disfrutar junto a su padre y ha señalado que “aunque duela, el seis de mayo es un día de obligado recuerdo, en el que destacar su legado”.

De su padre, ha dicho que era, fundamentalmente, “un hombre bueno, honesto, íntegro y tolerante, que supo colaborar en la construcción de un Aragón mejor con quienes profesaban distintas sensibilidades”. Y a eso ha animado en su discurso, a trabajar por “un futuro más sólido, en el que la mayoría de ciudadanos nos sintamos representados”.

También ha tenido palabras para el fin de ETA, una “buenísima noticia” que no hay que minusvalorar, según ha dicho, pero que hay que atribuir “al firme pulso mantenido por los demócratas”.

Una pieza musical con instrumentos de cuerda a cargo de estudiantes del Conservatorio Superior de Música de Zaragoza ha puesto el broche final al acto.

Comentarios