El centro A Lurte de Canfranc, pieza clave ante el aumento de la práctica de los deportes de invierno

actividades A Lurte Candanchú

Este año la zona de influencia del centro de prevención de aludes de Canfranc, A Lurte, no ha registrado accidentes de montaña de forma oficial. Aunque no se hayan lamentado víctimas, explica su directora, no debemos lanzar las campanas al vuelo, porque “el peligro ha existido” y “todavía queda trabajo de concienciación para que los usuarios de la montaña en invierno sean conscientes de los riesgos”.

Cada vez hay más personas que practican deportes de invierno por su cuenta y riesgo y la información y la formación son claves. Es por ello que el Ayuntamiento de Canfranc tuvo clara la importancia de crear un centro de prevención de aludes que lleva abierto desde 2013 y que cada año aumenta su actividad.

CUIDADO CON LAS RAQUETAS Y EL ESQUÍ FUERA DE PISTAS

Los aludes no sólo afectan a quienes realizan esquí de travesía. Esta es una idea extendida que desde A Lurte quieren desaterrar. Hay grupos que tienen menos formación y van menos preparados a la montaña que, por ejemplo, realizan raquetas de nieve. Rocío Hurtado también habla de quienes realizan esquí fuera de pistas, donde el riesgo puede ser muy elevado.

En el balance que A Lurte ha presentado aporta los datos de este último año. Entre visitas guiadas, escolares (670), grupos concertados (204 personas), y alumnos de los cursos (217), unas 3.8000 personas han visitado A Lurte. Su trabajo va más allá con el envío de información vía telemática con sus boletines de aludes, por ejemplo.

El presupuesto del centro oscila entre los 55.000 y los 60.000 euros. Los aporta el Ayuntamiento de Canfranc con el apoyo de una subvención de la Diputación Provincial que asciende a 25.000 euros al año y otra de la Comarca de la Jacetania que ronda los 10.000.

Comentarios