La Policía Local remarca el peligro que entraña la conducción tras el consumo de alcohol y drogas

alcoholímetro

La Concejalía de Policía Local de Monzón y la dotación de agentes expresan su preocupación por la proliferación de atestados contra la seguridad vial en el último mes, casi siempre vinculados al consumo de alcohol y drogas.

Los índices registrados de 0,75 miligramos de alcohol por litro de aire expirado, e incluso superiores, implican un peligro “cierto” para el tráfico y la seguridad de las personas, y los sitúan en la categoría de delitos.

La Policía Local reitera que “el alcohol y las drogas son incompatibles con el volante” y alertan de la gravedad de los delitos contra la seguridad vial. En el mismo sentido, el concejal responsable del área, David Martínez, solicita a los conductores “sensatez y cordura” y que descarten coger el coche con las facultades mermadas por la razón que fuere.

La conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas o de sustancias psicoactivas, como el cannabis o la cocaína, puede multiplicar hasta por 15 el riesgo de sufrir un accidente, y este se relaciona con una mayor mortalidad por el peor pronóstico en las lesiones sufridas.

La tasa máxima de alcohol permitida es de 0,25 mg por litro de aire, y de 0,15 mg en caso de conductores profesionales y con permisos de menos de dos años de antigüedad. No está permitida la conducción con presencia de drogas en el organismo.

La conducción bajo los efectos del alcohol o drogas puede ser constitutivo de un delito contra la seguridad vial y conllevar sanciones administrativas que van desde 500 a 1.000 euros y de 4 a 6 puntos de retirada del permiso de conducir.

En otro orden de cosas, estos días atrás se registró un atestado por conducción temeraria por el casco urbano con un automóvil de gran cilindrada (el conductor no había bebido, pero sí consumido drogas) y otro contra un menor por conducción de un ciclomotor sin permiso de manejo. En el segundo caso, se apela a la responsabilidad de los padres.

Comentarios