La SD Huesca suma un milagroso punto ante el Tenerife para seguir en playoff

Huesca-Tenerife

En poco más de diez minutos el Huesca lograba empatar 2-2 un partido que tenía prácticamente perdido ante un Tenerife que le dio vida a los azulgrana que lo aprovecharon para salvar los muebles en una mala tarde en la que lo mejor fue el resultado que le permite seguir en puesto de playoff, a falta de cuatro jornadas. Los azulgranas lograban enderezar el encuentro en dos jugadas a balón parado. En el 75’ marcaba Borja Lázaro y en el 87’ Samu de penalti hacía el 2-2 definitivo, después de que en la primera mitad Lozano hubiera puesto contra las cuerdas al Huesca con el 0-2.

Se preveía un partido duro, pero no con tantas facilidades desde el principio ya que a los dos minutos llegaba el primer tanto canario en un despiste de la defensa y de que Queco Piña que no esperaba el tiro del Choco Lozano que se colaba mansamente en la portería de los oscenses. Un duro jarro de agua fría que el equipo ya no superaría.

Los minutos pasaban y el Huesca no encontraba ritmo para meterse en el partido y las ocasione se sucedían hasta que Lozano hacía el 0-2 en el 23’. Hasta el descanso el resultado podría ser de escándalo con un Tenerife que perdonó claras ocasiones para haber sentenciado el choque. Con esa diferencia se llegó al descanso.

En el segundo periodo no cambio la decoración de inicio y el Tenerife no sabía matar a un Huesca desconocido y además en lugar de jugar se dedicó a que no hubiera partido, algo que se volvió contra el propio Tenerife y que no le benefició. Los cambios también le perjudicarón.

Anquela tuvo que sustituir a Sastre, lesionado, por David López en el primer tiempo y luego dio entrada a Borja Lázaro por Vinícius y Vadillo por Akapo. A base por lo menos de empuje, los locales se acercaban al área rival y cuando parecía que estaba todo perdido en una acción a balón parado llegó Borja para remachar sobre la línea de gol el 1-2 y dar vida a los azulgrana.

Aunque sin brillantez, el Huesca siguió insistiendo y llegó el penalti sobre Borja Lázaro que transformó Samu en el 2-2 ante el delirio de la grada. En lo positivo que se volvió a colgar el cartel de no hay entradas y en lo negativo la lesión de Sastre y la expulsión de Borja Lázaro por dos amarillas y que se perderá el partido del sábado que viene en Murcia ante el UCAM.

Los minutos finales estuvieron llenos de tensión y emoción y es que lo parecía una derrota segura se transformó en un milagroso punto para seguir soñando. Al final Anquela reconocía que su equipo había tenido mucha suerte y que el Tenerife había merecido ganar, pero que el fútbol tiene estas cosas. De nuevo volvió a insistir en que sus jugadores lo den todo hasta el final y están únicamente centrados en la SD Huesca.

Comentarios