El nuevo fiscal jefe, Juan Baratech, prioriza la lucha contra el "terrorismo machista"

Juan Baratech

Una de las salas de vistas del Palacio de Justicia acogía el acto oficial de toma de posesión de Juan Andrés Baratech como nuevo fiscal jefe de la provincia de Huesca. Según señaló en su discurso, su nuevo destino supone "un orgullo" por volver a la provincia que le vio nacer y que conoce bien, pero también "una responsabilidad".

Considera que la provincia, por sus características, tiene que diferenciarse en dos ámbitos, la capital y el medio rural. Uno de sus principales objetivos es el de la lucha contra el "terrorismo machista" -la violencia contra las mujeres- tanto desde el punto de vista penal como en el de la prevención.

Además, señaló que también hay que hacer frente, sobre todo en el ámbito rural, a las bandas organizadas que realizan saqueos en explotaciones agrícolas y ganaderas, provocando importantes perjuicios económicos.

Otra de las preocupaciones de Juan Baratech tiene relación con el tráfico de drogas, el menudeo que se produce en diversas localidades de la provincia y la facilidad con la que los más jóvenes pueden acceder a sustancias tóxicas.

En su discurso, hacía referencia al gran número de reformas legislativas existentes y la necesidad de adecuar la Fiscalía a las mismas, tarea que no es fácil debido a las restricciones presupuestarias y de personal que hay en la actualidad.

Uno de los principales retos de los fiscales es el de la instrucción, para la que hacen falta medios. También hablaba de la necesidad de la independencia del fiscal y la defensa del poder legislativo y ejecutivo. No se olvidaba de las nuevas tecnologías y el proceso de renovación a las reformas que se realizan día a día.

Comentarios