El Museo del Reloj de Benabarre mantiene vivo el oficio de relojero

Marín Samper no sabe con exactitud cuántos relojes se exponen en las dos primeras plantas del Museo del Reloj de Benabarre pero sí que se trata de relojes posteriores al año 1800, y que los hay de todo tipo, despertadores, de pulsera, de pared, de antesala o de sobremesa. Los que se exponen, y los que guarda en el almacén, los ha ido recopilando a lo largo de sus años 63 años como relojero, oficio en el que se inició en el año 1.954 y del que, con el tiempo, ha llegado a pensar, que no era un trabajo normal.

Audio sin título

Marín Samper, nació en Benabarre pero con tan sólo tres años se fue, junto con sus padres, a Barcelona, ciudad en la que vivió y trabajo hasta que cinco años antes de jubilarse, vendió su negocio, y regresó a su pueblo natal donde abrió, una relojería. En 2011, decidió ceder al Ayuntamiento de la localidad toda su colección de relojes y herramientas y acondicionar la casa como museo dedicado a los relojes y a su oficio, convirtiéndose en otra parada obligatoria para los visitantes que realizan la denominada Ruta de los Oficios Tradicionales.

El edificio consta de cuatro plantas, la primera, es la antigua relojería, la segunda alberga la exposición y las dos últimas, el taller de reparación y el almacén y el taller de relojería donde conserva todos los utensilios desde que se inició en el oficio.

La amplia colección de relojes que conserva se debe a que guardaba todo lo que caía en sus manos y también a la gente que le llevaba su reloj a arreglar y olvidaba regresar a buscarlo o vendían el viejo para adquirir un modelo de reloj más moderno. De entre todas las piezas que guarda, la que más suele gustar es uno que perteneció al zar de Rusia, Alexandre II. Aunque sólo tiene la máquina y la esfera, es una pieza muy especial porque el nombre del propietario está formado por las propias platinas.

El Museo del Reloj se puede visitar por las mañanas entre las 10 y las 13 horas, la entrada es gratuita y las aportaciones voluntarias de los visitantes van destinadas al mantenimiento del mismo.

Comentarios