Joaquín Olona destaca en Sobrarbe que se han duplicado las ayudas para las zonas de montaña

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, clausuraba la asamblea general de la Cooperativa de Sobrarbe y recordaba que la ganadería extensiva recibe subvenciones por 97,6 millones de euros al año en Aragón.

Olona explicaba a los asistentes que desde que está en la consejería se han duplicado las ayudas de indemnización compensatoria para las zonas de montaña, lo que ha supuesto casi 6 millones de euros más para el área pirenaica en los dos últimos años. “Trabajo para que los ganaderos profesionales puedan vivir de su profesión”, aseguraba tajantemente el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad.

Olona se refería de esta manera a las declaraciones realizadas recientemente por representantes de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (Adelpa), y según las cuales el consejero habría recomendado a los ganaderos con problemas dedicarse “a otra cosa”. “Ni lo he dicho ni lo pienso”, añadía antes de calificar estas afirmaciones como una “tergiversación muy poco bienintencionada” para la que pedía una rectificación.

También daba a conocer otras cifras referentes a la ganadería extensiva, que recibe al año en Aragón 97,6 millones de euros en subvenciones, lo que supone 30.556 euros de media por explotación. “Los beneficiarios con más derechos –ha precisado- perciben una media de 52.615 euros”.

Sobre los problemas concretos del sector, Olona señalaba que “nos engañamos” si pensamos que problemas como el Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP) tienen una solución “rápida e inmediata”. “No la tiene, hay que eliminarlo, pero eso solo se puede hacer mediante una reforma en profundidad de la PAC”, ha insistido.

En este punto, volvía a recordar las acusaciones de Adelpa para decir: “Me acusan de inacción, cuando soy el único consejero de una comunidad autónoma que ha presentado una propuesta de reforma integral de la política agraria”.

También hacía hincapié en que la formación y la transferencia de conocimiento son fundamentales y que en su departamento se trabaja con ahínco en esta dirección, que es la única que puede legitimar la PAC ante el resto de ciudadanos. “O nos ven como profesionales que quieren producir y contribuir el progreso económico y social, o pedirán que se acabe con la PAC, como ya está ocurriendo en algunos países del norte de Europa”, advertía.

Esta cuestión requiere, según indicaba, decisiones políticas valientes, pero también que el sector se atreva a coger el toro por los cuernos y olvidarse de los problemas particulares y puntuales. “Nos empiezan a ver como solicitadores insaciables de subvenciones y eso no nos beneficia”, concluía.

Comentarios