Los jóvenes protagonizaron el fin de semana en la Hoya de Huesca

La parroquial de Murillo de Gállego se llenó este sábado con más de ciento veinte asistentes para disfrutar del concierto ofrecido por los veinte integrantes de Ensambaldos, formación de violonchelos y clarinetes del Conservatorio Profesional de Música de Huesca. Con esta actuación arrancaba la nueva edición del ciclo JOVINT. Jóvenes Intérpretes de la Hoya, cuya organización contó con la colaboración de los participantes en el quinto Encuentro de Jóvenes de la Hoya.

Ensamblados regaló un programa que visitó desde la música klezmer a The Beatles pasando por Purcell, el rock de Europe con su popular The final countdown o incluso el estallido de Alaska y Dinarama.

La localidad de Murillo de Gállego se llenó este fin de semana de actividad con ambas iniciativas en las que se combinaron desde las charlas formativas, las experiencias deportivas y la reflexión, junto con el programa musical liderado por los profesores Juan Luis Royo y María Cabezón.

Casi a la misma hora del sábado, a tan solo unos kilómetros se estrenaba en Agüero el grupo Teatro Caracolero con más de un centenar de asistentes y cosechando un éxito local sin precedentes. La actuación de las actrices del grupo del taller de Teatro de la Hoya brillaron en su interpretación y disfrutaron sobre las tablas, logrando emocionar a su público.

Finalmente, el domingo en Almudévar los alumnos de púa del Conservatorio de Huesca, acompañando a la estructura de la Orquesta Aragonia, componían una actuación espectacular y llamativa, llena de calidad que en justicia hubiera merecido una mayor afluencia de público en la mañana del domingo.

La música de Haendel o Granados y la Danza de los espíritus bienaventurados de Gluck o Palladio de Karl Jenkins demostraron la altísima calidad de los intérpretes y magnífico trabajo de coordinación y ensayo realizado por esta formación.

Comentarios