El PAR pide al ayuntamiento que busque financiación para Ramón y Cajal y concluir la zona peatonal

comparativa ramón y cajal PAR Ayuntamiento

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha reclamado al ayuntamiento que intensifique sus gestiones a fin de “lograr un acuerdo más amplio y mayor financiación” para los proyectos de urbanización del paseo Ramón y Cajal y también, en cuanto a la dotación presupuestaria, para la reforma y acondicionamiento de calles y plazas de la zona peatonal. Se trataría, según el PAR, de alcanzar el máximo consenso y las aportaciones económicas externas al objeto de “impulsar planificadamente, con determinación, agilidad y sin parones”, todas estas inversiones que “el gobierno local anuncia en sus intenciones y deseos pero sin programar fechas -siquiera aproximadas- para su realización por lo que podrían pasar muchos años hasta su conclusión íntegra, con la trama urbana configurada por retazos inconexos”.

Por un lado, en referencia a la búsqueda de acuerdo, el PAR-Huesca entiende que “son comprensibles y deben tenerse en cuenta” las reticencias que provoca el anteproyecto para Ramón y Cajal, en particular por “la supresión de plazas de aparcamiento, en un área con alta densidad comercial y residencial, que limita además con la parte peatonalizada. El parking de la plaza de la Constitución no resuelve el estacionamiento de los residentes ya que cierra por las noches y encontrar una calle donde dejar el coche producirá efectos en todo el barrio”. En ese sentido, el comité del Partido Aragonés constata que ese anteproyecto ahora presentado y licitado por el ayuntamiento “coincide prácticamente en el diseño de la superficie del paseo con la propuesta que el PAR planteó en 2003 pero esta incorporaba complementariamente un parking subterráneo de cientos de plazas”, aunque posteriormente debió ser descartado por el resultado positivo de las catas arqueológicas. “Catorce años después, se urbanizaría de la misma manera el vial pero sin alternativa de aparcamiento alguno”, se señala desde el PAR.

El Partido Aragonés indica que “se está a tiempo de aceptar modificaciones en la redacción del proyecto definitivo para conseguir un acuerdo o aceptación de vecinos y comerciantes” en “una actuación necesaria e importante que hace ciudad, mejorándola para los oscenses” y que “el PAR ha señalado como objetivo desde hace más de una década”.

Sin embargo, por otro lado, el comité del Partido Aragonés indica que “es preciso afrontar también las obras pendientes en la zona peatonal, con espacios que conservan el mismo aspecto menos cuidado y acogedor para el viandante y el comercio, que antes de su cierre el tráfico”, en ambos Cosos, calle Alcoraz, plaza de Navarra y en general barrios de San Lorenzo, Casco Antiguo, Santo Domingo y San Martín.

Con todo ello, los aragonesistas oscenses lamentan que el gobierno local “no sea capaz de prever calendario alguno, tampoco para acabar entero Ramón y Cajal, aún siendo su prioridad, comenzando por el extremo más alejado del centro y posponiendo el resto o los cosos y todo lo demás, con un simple ‘ya veremos’ a expensas de la consabida ‘disponibilidad presupuestaria’. En ese aspecto y a pesar de la supuesta sintonía política, es evidente que las carencias económicas municipales para estas acciones de progreso en Huesca se producen mientras la DGA mira hacia otro lado”.

El Partido Aragonés expone que “por parte de grupos que sustentan al Gobierno de Aragón, en las Cortes fueron rechazadas las enmiendas del PAR a los presupuestos de la DGA para incrementar o suscribir convenios con el Ayuntamiento de Huesca, por un montante total de un millón de euros más anualmente, cantidad que multiplicaba las solicitudes de cualquier otro partido para la capital altoaragonesa. El PAR planteó esa financiación para los oscenses a través de política territorial, participación en los ingresos de la Comunidad Autónoma y financiación de competencias impropias, conceptos aprobados y solicitados por el gobierno municipal. Lo que piden aquí, niegan allá, incluso en alguna enmienda aislada de IU, y las consecuencias son patentes en estas y otras cuestiones, como los centros de salud, el campus, el camping… y múltiples necesidades de la ciudad, que ni de lejos cubre la tan celebrada reinversión del superávit generado por la hacienda local o las obras de la ‘micropolítica’ proclamada”.

Comentarios