La energía del futuro pasa por pilas que combinen metales y carbono

Walqa acoge de lunes a miércoles el III Congreso Internacional MABIC 17, sobre baterías Metal-Aire, organizado por la empresa española Albufera Energy Storage. Un evento que reune a casi un centenar de expertos procedentes de hasta 10 países diferentes para hablar de los últimos avances en baterías Metal-aire, y otras soluciones energéticas.

En la inauguración participaba la Consejera de Industria del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, quien recordaba que Walqa es la sede idónea para la celebración de este congreso, lo que supone una transferencia de conocimiento, tecnología e innovación, en línea con el trabajo que allí se desarrolla.

Por su parte, el director del Congreso, Joaquín Chacón, director general de Albufera Energy Storage indicaba que se va a hablar de las energías del futuro, y para las energías renovables hacen falta baterías nuevas.

El congreso, en inglés, que tendrá un total de 22 comunicaciones, ponencias magistrales y mesas de debate, constará de dos partes. La primera será eminentemente científica, con investigadores internacionales. Serán los dos primeros días, y en ellos se debatirá sobre nuevos materiales a utilizar en el desarrollo de estos sistemas. El tercer día, el congreso se abrirá, y en él se hablará de las ventajas y necesidad de almacenar energía para las diferentes aplicaciones. Este año se dedicará un monográfico al sector agrícola y ganadero, donde la reducción de márgenes en sus negocios conlleva que el factor coste de la energía es cada vez más importante, y ofrecer nuevas alternativas con energías renovables y almacenamiento energético.

En Walqa se está trabajando con el hidrógeno para la fabricación de las pilas, pero hay otros materiales, como el grafeno u otras estructuras basadas en el átomo de carbono, que todavía tienen una gran posibilidad de desarrollo y un gran futuro. También la tendencia es contar con metales cada vez más accesibles, baratos y abundantes en la corteza terrestre, fácilmente reciclables y que no supongan ningún daño para el medio ambiente o el ser humano, como el zinc o el alumnio, combinado con materiales basados en el carbono.

Comentarios