Sargantana de Canfranc gana el Premio Medio Ambiente en Aragón

Sargantana Antonio Lecuona Radio JAca

El Premio Medio Ambiente en Aragón 2017 recae este año en la empresa Sargantana “por su larga trayectoria fomentando el desarrollo sostenible y la educación ambiental”. Ubicada en Canfranc Estación, este año cumplen su 30 aniversario. Fue pionera y es una de las más veteranas de España en este sector, lo que la ha convertido en un referente nacional en la formación de educadores ambientales y en actividades de educación ambiental para escolares y adultos. Junto a ella, han sido galardonados el Instituto de Enseñanza Secundaria Zaurín de Ateca, en la categoría académica, y los ayuntamientos de Utebo y Calatayud, en la categoría de administración local. Cada uno de los premiados ha recibido un diploma acreditativo y una estatuilla conmemorativa en el acto de este lunes.

En sus 30 años de historia, Sargantana de Canfranc, ha sido posiblemente la empresa aragonesa que más gente ha contratado en el sector de la Educación Ambiental y el Turismo Sostenible en Aragón, unos 500 profesionales, que han compartido experiencias educativas, campamentos, colonias, viajes de estudios y aulas de naturaleza con más de 40.000 niños y jóvenes de todo el mundo.

Con más de 5.000 alumnos formados como monitores, directores  y técnicos, es una de las entidades más veteranas de España en el sector, habiendo realizado más de 2.500 Actividades educativas en el Pirineo Aragonés y asesorado a más de 100 Instituciones Públicas y Privadas en la gestión y financiación de Proyectos de Desarrollo Sostenible en España y Francia. En una de esas líneas de trabajo, ese verano han ofertado 600 plazas de colonias, campamentos, intercambios y campos de trabajo para niños y jóvenes con temáticas sobre: escuela de escalada, aventura, medio ambiente, bilingüismo, artes marciales en la naturaleza, restauración, deporte…

   

El instituto Zaurín de Ateca también ha ganado este premio en el ámbito académico por llevar a cabo un proyecto con el que pretenden dar a conocer el entorno natural a través de la geología. Y los ayuntamientos de Utebo y Calatayud, lo han obtenido en el campo de la administración local. El primero gracias a su campaña de viaje con el reciclaje, y el segundo por su iniciativa continuada desde hace ya 8 años en la celebración de la Semana del Medio Ambiente.

En su discurso de clausura del acto, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad ha destacado el avance que ha habido en el grado de concienciación medioambiental de la sociedad, que ya ha entendido que no se puede pedir desarrollo “a cualquier coste”.

Olona ha indicado también que, aunque queda mucho por hacer, es un momento para el optimismo y para la política, que es de donde se han de articular respuestas a las contradicciones que en ocasiones se producen entre los ámbitos económico, social y medioambiental.

El consejero ha agradecido, por otro lado, al movimiento medioambientalista la labor realizada desde hace mucho tiempo –“gracias a él estamos donde estamos”- y ha reconocido que igual que el progreso social necesitó en su momento de un radicalismo social, el progreso medioambiental ha necesitado del radicalismo medioambiental. No obstante, ha indicado que ya no es el momento del radicalismo, sino de “integrar la educación ambiental en las políticas públicas”

Comentarios