Fin de temporada del CB Boscos con el VII Torneo Memorial Paco Rubio

El sábado se celebró el tradicional Torneo Paco Rubio, organizado por el Club Baloncesto Boscos, llegando a la séptima edición, y aunque las condiciones meteorológicas no acompañaron, el torneo se celebró sin mayores incidencias y dentro de la organización prevista, dentro del Colegio Salesiano y el pabellón Juan XXIII.

Desde la nueve de la mañana, comenzaron los partidos, con los equipos participantes, Monzón, Somonbasket de Barbastro, Ramón y Cajal, Juventud Osca y Boscos de Huesca, hasta las 13,30 con un gran ambiente de juego y de público, que se dio cita para ver los partidos.

A continuación se celebró en el Pabellón, la presentación de todos los equipos, un recuerdo a la viuda de Paco Rubio, y un regalo del torneo a cada jugador. Luego se pasó a unos divertidos concursos de habilidades y triples, donde un representante de cada equipo, demostró su destreza en estas apartados.

Después de la comida se siguió con los partidos programados durante toda la tarde, y las actividades paralelas, como los autógrafos del torneo, la canasta de oro entre otros.

Alrededor de las ocho de la tarde se dio por terminado el torneo, que como todos los años no es competitivo, si no que está enfocado a pasar un día de fiesta, jugando al Baloncesto, en compañía de padres y amigos, donde todos los jugadores participan en todos los partidos, como colofón de la temporada.

Pese a la lluvia que estuvo presente todo el día el torneo terminó sin indecencias, y fue un éxito de organización con la participación de con alrededor de 200 jugadores. El Club Boscos ya está preparando la VIII edición para el año que viene.

Recientemente se celebró también la cena fin de temporada en el Hotel Montearagón, con una masiva asistencia de jugadores, padres e invitados. Nano Gil hizo la introducción, destacando la buena temporada que ha hecho el Club, donde sin incidencias se ha dado una buena imagen de Club y de Colegio, donde la deportividad, la lucha y el buen comportamiento han sido el ADN de todos los equipos, desatancando igualmente el orgullo de ser "Bosquista" y de pertenecer al club y al Colegio Salesiano.

Seguidamente se entregaron una placa a Javier Paradís y a Cristian Figueruelo por su colaboración durante la temporada en el apartado de medios. Los resultados deportivos pasan a segundo plano, cuando hay valores más importantes, pero igualmente se destacó los buenos resultados de todos los equipos.

Se comparó al club, con una escalera donde todos los peldaños son importantes, pero el primero destaca por su importancia, señalando el agradecimiento al Colegio Salesiano su apoyo en instalaciones y en su continuo asesoramiento en la educación de jugadores y entrenadores, en el seguimiento de las Pastoral deportiva del Colegio, contribuyendo el Club a las numerosas actividades que se realizan en la Casa Salesiana.

Se entregó al Superior de la Comunidad Salesiana, Josán Montul, una donación para el proyecto de ayuda a chicos con problemas económicos que tiene en marcha el Colegio, quien reiteró con sus palabras, que desde Don Bosco, el deporte es un vehículo de educación muy importante.

Seguidamente se comentó lo importe que, otro peldaño de la escalera, sea los jugadores nuevos, 29 este año, a los cuales se les entregó un trofeo por su nueva incorporación Club.

A continuación se paso a reseñar por quipos los resultados de la temporada, siendo los Pre y Benjamines los primeros en salir a recoger el trofeo de subcampeones y un recuerdo para cada jugador. Los alevines salieron a continuación a recoger su recuerdo después de una temporada donde han ido mejorando a lo largo de la misma. Infantiles, con su tercer puesto salieron igualmente a recoger su trofeo y su recuerdo. El máximo anotador fue para Mario Lanceta, y el Jugador más valorado para Javier Javierre.

Los cadetes, pese a que hubo cambio de entrenador por motivos laborales, llegó a la final, donde cayó dignamente. Sus entrenadores Adrián y Hernán Sánchez estaban satisfechos de la evolución del equipo. Se les entregó el trofeo de subcampeones, y como máximo anotador a Daniel Ángel Mateo, y jugador más valorado Santiago Pardo, y un recuerdo a todos los jugadores del equipo.

El equipo Junior ha tenido una evolución muy positiva desde inicio de temporada, llegando a la fase final, cayendo por muy poco y consiguiendo el tercer puesto. Lástima no haber estado todos los jugadores pues seguro se hubiera llegado más arriba.

Se les entregó la copa de tercer clasificado, y los trofeos al máximo anotador, a Diego Alarcón, más regular a Pablo Berdún, y mejor defensor a Marcos Matías.

Además se entregaron trofeos al mejor pasador a Andrés Banzo, Mejor reboteador a Alejandro Serrano, Mejor taponador a Lorien Heredia, Mejor visión de juego a Pablo Lanao, Mejor tirador de triples a Aarón Claver, Mejor tirador interior a Pablo Fumanal. El equipo municipal ha hecho una brillante campaña, quedando subcampeón de la liga regular.

Difícil campaña la que ha tenido que pasar el equipo de segunda aragonesa, donde la situación laboral y de estudios de sus jugadores no le ha dejado mostrado todo el potencial que tenía, pero que ha cumplido dignamente terminando la temporada, compitiendo y luchando todos los partidos.

Los trofeos al máximo anotador fueron para Enrique Lacadena y el jugador más implicado fue par Jesús Berdún.

Y con esto se terminó la entrega de trofeos. Antes de terminar los jugadores del equipo Junior quisieron dar un regalo a su entrenador Nano Gil, y con unas palabras de Diego Alarcón que en nombre del equipo, quiso señalar los años que llevan jugando juntos y especialmente estos dos últimos en Junior, con la pena de tener que separarse por motivos de estudios el año que viene. Contestó Nano Gil, agradeciendo las palabras, y comentado que además de ser buenos jugadores eran mejores personas y eso era lo importante.

Buena velada en la que todos comentaron sus vivencias de la temporada, anécdotas, y esperando que volver a verse en la temporada siguiente.

Comentarios