La secretaría-Intervención del Ayuntamiento de Almudévar advierte al alcalde de irregularidades en sus pagos, según el PP

La secretaría del Ayuntamiento de Almudévar ha vuelto a advertir al alcalde de irregularidades detectadas en gastos ordenados directamente por él. En la relación de reconocimiento de obligaciones presentada a pleno la pasada semana, se informa que ocho expedientes incumplen los trámites exigidos por la ley. Todos ellos coinciden bien en la invalidez de la documentación presentada, bien en la ausencia de contrato de servicios o el preceptivo expediente de contratación. A pesar de esas advertencias de irregularidad, el pleno aprobó el pago de esas facturas con el voto de calidad del propio alcalde.

El grupo ‘popular’ en el ayuntamiento de Almudévar, que ya había denunciado la situación en reiteradas ocasiones, encontró una nueva dificultad cuando el alcalde, Antonio Labarta, les impidió intervenir en el capítulo de ruegos y preguntas y acto seguido levantó el pleno.

El portavoz del PP, Julio Riverola, ha señalado que “ni las irregularidades en las cuentas del alcalde ni su actitud antidemocrática son un hecho episódico. Pleno tras pleno se están descubriendo facturas que incumplen la ley, mientras Labarta impide a la oposición ejercer su derecho de control al gobierno municipal”. Tal como denunciaron en su día los ‘populares’, los servicios técnicos municipales han advertido al alcalde por escrito de que numerosas compras gestionadas por él personalmente no cumplen con los cauces legales. Se indica expresamente la invalidez de documentos, que carecen de firma, precio o fecha. En otros, las facturas, con datos incompletos, han sido emitidas por personas físicas que no son autónomos. En un caso concreto, el informe añade textualmente sobre una factura que “no existe contrato de servicios, todos los meses manda factura por el mismo importe el mismo trabajo” [sic]. Hay también facturas presentadas sin expediente de contratación que superan el límite legal de 3000 euros y que carecen de justificación de emergencia.

El portavoz Julio Riverola afirma que “en todos los casos, son encargos verbales del alcalde que no son sometidos a ningún tipo de control administrativo o político. El equipo de gobierno le permite actuar como si Almudévar fuera su cortijo. El debate en los plenos municipales acaba pareciendo una farsa”. Riverola se muestra dispuesto a emprender “todas las acciones necesarias” para que el alcalde aporte definitivamente una información suficiente sobre la totalidad de sus actuaciones. “Tanto si lo hace como si no”, subraya Riverola, “ya ha cometido irregularidades que le desacreditan como alcalde. Almudévar no puede seguir gobernada por alguien que se niega a cumplir la ley, como le exigen los técnicos, y que se cree por encima del bien y del mal. Alguien que ni siquiera es capaz de dar la cara en el debate político”.

Comentarios