Cáritas recuerda, en el día de la Caridad, que su principal labor es apoyar y estar cerca de los más necesitados

Pilar Polo Julián Ruiz Jaime Esparrach

En la festividad del Corpus Christi también se celebra el día de la Caridad, para el que Cáritas Diocesana ha puesto en marcha su campaña institucional con el lema “Llamados a ser comunidad”. Durante el pasado año, 5.745 personas se beneficiaron de la labor de Cáritas Huesca, que contó con un presupuesto superior a 1,8 millones de euros.

El Obispo de la Diócesis de Huesca, Julián Ruiz, decía que no se puede separar la Eucaristía de la caridad. Al mismo tiempo, recordaba que en algunas personas, la crisis es crónica, crítica y dilatada en el tiempo. Añadía que la crisis sigue existiendo y algunas personas no pueden salir de ella. Por ello, aseguraba que Cáritas siempre estará junto a los más necesitados.

En 2016, Cáritas Diocesana de Huesca mantuvo la misma línea de trabajo, reforzando su apuesta por el acompañamiento de las personas en exclusión, a través de la atención de necesidades básicas, la formación promocional y educativa, y el desarrollo de itinerarios de inserción socio-laboral.

Es decir, que la atención que presta Cáritas, no es ayudar material o económicamente, sino ayudar con el apoyo y la cercanía a la persona.

Más de 2.600 personas en exclusión o en riesgo participaron en acciones o proyectos de Cáritas Huesca, lo que representa, contando todos los miembros de las familias, un total de 5.745 personas, más de un 7% de la población de la diócesis. Más de 1.300 personas acudieron a los servicios de acogida en las parroquias, casi 600 personas en promoción e inserción, y más de 800 al programa de personas sin hogar.

El 54% de las personas atendidas por Cáritas son españoles, y un tercio de ellos son extracomunitarios. A la vista de esto, recuerdan que muchas veces está distorsionada la percepción del tipo de personas que atiende esta organización. Se aglutinan principalmente en Huesca, donde está el 80% de los atendidos. El 57% de los atendidos son hombres. El 48% son personas jóvenes, de entre 26 y 44 años, y que acuden fundamentalmente en busca de formación, empleo o para pedir ayudas por su situación familiar. El 62% sólo tiene una formación básica, prácticamente sólo saben leer y escribir, y el 80% está en situación de desempleo.

Cáritas Diocesana de Huesca cuenta con seis programas desde donde desarrolla su labor, tres de ellos (Programa de Acogida, Programa Promocional y Programa de Inserción) están interrelacionados, ya que conforman un itinerario de acompañamiento, formación, promoción e inserción socio-laboral.

El Programa de Acogida, que es el primer contacto con las personas que llegan a la entidad, permite conocer de cerca sus situaciones, valorarlas e iniciar un proceso de acompañamiento de las personas y las familias, sirviendo como puerta de acceso a otros proyectos. Un total de 1.340 personas fueron atendidas en los seis centros en los que se realiza acogida (parroquias de Santo Domingo, Perpetuo Socorro, San Lorenzo, Santiago, Diocesana y Saiñeña) y se realizaron 3.200 apoyos, por valor de 173.000 euros.

En el Programa Promocional han participado 589 personas, de las cuales el 75% son inmigrantes, a través de grupos motivacionales y promocionales, el proyecto de hombre inmigrante y el de apoyo integral a menores.

Por el Programa de Inserción, que permite realizar itinerarios formativos, de orientación y de acompañamiento al empleo, han pasado 588 personas y se han conseguido 16 contratos de inserción y otros 7 en Carinsertas. Además se han realizado 293 relaciones laborales para 152 personas. Como novedad, se ha empezado a impartir el Certificado de profesionalidad de Electricidad de nivel 2, que permite obtener el carné de instalador electricista.

Estos tres espacios se complementan transversalmente con el Programa de Personas Sin Hogar desde el que se realiza la atención más asistencial y básica hasta el trabajo educativo para establecer hábitos con el objetivo de recuperar el derecho a la vivienda de estas personas. Un total de 853 personas se han beneficiado de la acción de este programa, de las cuales el 94% han sido hombres. El Taller Restaura, en el que se recuperan muebles, ha recibido 839 personas y en el Centro de Día se han realizado 9.000 usos. Cáritas Huesca cuenta con cinco viviendas de acogida en las que, junto a otras tres de mediación, se han alojado 22 personas.

Otras dos áreas en las que trabaja Cáritas Huesca son la Animación Comunitaria, que se encarga de acoger y formar a las 585 personas voluntarias, y la Cooperación Internacional, en la que se han invertido alrededor de 70.000 euros y que engloba los proyectos de Comercio Justo, Campañas de Emergencia y la Cooperación para el Desarrollo.

Comentarios