Fiestas de San Ramón en Barbastro

El patronato municipal de fiestas del Ayuntamiento de Barbastro ha programado distintas actividades culturales y deportivas que se desarrollarán hasta el día 25, con el fin de celebrar las fiestas de San Ramón, patrón de la diócesis de Barbastro-Monzón.

Este lunes por la tarde fiesta de fin de curso que incluye hinchables y un concurso de dibujo, y el concierto de fin de curso de los alumnos de la Escuela Municipal de Música y Danza. Este centro educativo también celebrará el concierto Dando la nota, a cargo de los alumnos de la sección de música moderna (martes) y el musical Mamma Mía! (jueves), dentro de su programa de actividades para despedir el curso.

Una decena de hogueras

El martes 20 de junio, las hogueras de los barrios y asociaciones centrarán todas las miradas con el lanzamiento del cohete anunciador y el encendido de la primera de ellas, la de San Ramón, a la que acudirá el dragón Belaín y donde actuarán el grupo Tradiciones y los Gaiteros del Somontano de Barbastro.

Doce hogueras participarán en el concurso convocado por el Patronato Municipal de Fiestas en el que el jurado valorará las condiciones artísticas, de volumen y la colocación de la espingarda con su muñeco.

La noche del martes se despedirá con la verbena popular a cargo de la orquesta Duende y la mañana del miércoles, día de San Ramón, comenzará con la romería hacia la ermita portando el brazo del santo con su reliquia y la misa cantada por la Coral Barbastrense en la Catedral, a la que asiste la Corporación Municipal y las Damas de las Fiestas. Por la tarde, fútbol femenino y el estreno de la nueva obra de La Melinguera, La zapatera prodigiosa.

Los actos deportivos y culturales continuarán el fin de semana siguiente con nuevos torneos de baloncesto, tenis, pádel, drontenis, tenis de mesa y natación sincronizada; la celebración de las V Jornadas de Cómic; y la actuación de The Pinker Tones, dentro del festival PolifoniK, que pondrán en escena el sábado en la plaza del Mercado el espectáculo infantil Rolf y flor en Londres.

Comentarios