Cara y cruz en la “salud” de los barrios

Las reacciones a las noticias sobre los centros de salud que dejó el consejero Sebastián Celaya han sido las esperadas en las distintas zonas “afectadas” de la ciudad. Satisfacción en el barrio de San Lorenzo, aunque con un poco de incredulidad en los plazos. En el barrio del Perpetuo Socorro, en cambio, decepción y enfado porque ven que sus reivindicaciones para la construcción de un centro de salud tendrán que esperar.

BARRIO DE SAN LORENZO

La Asociación de Vecinos del Barrio de San Lorenzo ha mostrado su satisfacción ante esta noticia que supone un servicio vital para la zona más poblada de la capital y con más proyección de crecimiento.

Ahora, que ya se ha confirmado su construcción, la asociación se reafirma en una de sus peticiones habituales, que el centro de salud posea también un pequeño ambulatorio con un quirófano para pequeñas intervenciones, un servicio de urgencias y pediatría. Servicios que permitan descongestionar los otros centros de salud y las urgencias de San Jorge.

Cristina Betrán, presidenta del barrio, también le pedía a la consejería de sanidad que la construcción del centro de salud de “Los Olivos” no tiene que ir en detrimento del de Perpetuo Socorro, sino que tiene que ser complementario a él.

BARRIO DEL PERPETUO SOCORRO

En el barrio del Perpetuo Socorro la noticia de que la construcción del centro de Salud se retrasará con motivo de la tramitación burocrática ha sentado como un jarro de agua fría. Cabe recordar que este barrio ha reivindicado constantemente la construcción de esa infraestructura y ven que tardará en llegar.

Tanto la consejería de Sanidad como el Ayuntamiento de Huesca se comprometían a agilizar lo máximo posible la cesión de la parcela donde se ubicará esta infraestructura, procedimiento que ya comenzó en el año 2014, pero de momento la prioridad será el centro de salud de Los Olivos, las reformas del Santo Grial y de Urgencias del hospital San Jorge. El objetivo es que en el próximo Pleno municipal se apruebe la cesión de los 3.000 metros cuadrados de la parcela de la antigua cárcel del Ayuntamiento al Gobierno de Aragón y en ese momento comience la redacción del proyecto.

Comentarios