Crefco pregunta a los diputados aragoneses por el Canfranc

La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) ha enviado una carta a los diputados aragoneses al Congreso en la que les formula tres preguntas. La primera es si piensan que España debe asumir el acuerdo de la cumbre del clima de París y transferir tráfico de mercancías de la carretera a otros medios de transporte menos contaminantes así como implantar una ecotasa. La segunda es si piensan que la línea ferroviaria Zaragoza-Canfranc-Pau, reabierta y modernizada, sería una infraestructura útil y de interés general, tanto desde el punto de vista económico, como medioambiental y turístico. Finalmente les preguntan si estarían dispuestos a apoyar las iniciativas que emprenda Crefco a favor de dicha reapertura.

En fechas previas a la anual concentración que se organiza en Canfranc, la Coordinadora ha formulado a los diputados las mismas preguntas que el Comité para la reapertura de la línea Olorón-Canfranc (Creloc) dirigió a los candidatos bearneses a las elecciones legislativas, cuya segunda vuelta se celebró este fin de semana en Francia.

El envío de la carta de Crefco ha coincidido con la reciente publicación del informe “Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050”, elaborado por la consultora Monitor Deloitte. En el mismo se afirma que en 2030 el ferrocarril eléctrico debería ser capaz de transportar entre el 15 y el 20% de las mercancías que se mueven en España, y hace especial incidencia en el transporte internacional, en el que la cuota del ferrocarril no llega al 5%.

Todo ello para poder alcanzar en 2050 el 40% que, junto a la utilización de camiones ligeros eléctricos y del gas natural en los camiones pesados, permitiría llegar al 50% de reducción de las emisiones originadas por el transporte, que se estima necesario para paliar los efectos del cambio climático.

El informe de Deloitte plantea que para conseguir este objetivo es preciso mejorar la infraestructura de acceso a puertos, apartaderos industriales y centros logísticos; mejorar la red ferroviaria convencional adaptándola al ancho de vía europeo y construir variantes que eviten interferencias entre el tráfico de viajeros y el de mercancías; prolongar los apartaderos para que puedan circular trenes de 750 m. de largo; y electrificar las líneas que no lo estén. Todas estas actuaciones coinciden con las planteadas por Crefco para el Canfranc, en el documento “Ferrocarril Zaragoza-Canfranc-Pau, estado actual y perspectivas de reapertura”, elaborado en abril de 2016.

Comentarios