El equipo cadete Vive CC Oscense prepara la segunda parte de la temporada

Aprovechando el parón de competiciones, el pasado fin de semana, el equipo cadete oscense, con Pablo Castrillo, Víctor Serrano y Blas Cheliz, realizó una pequeña concentración en la Sierra de Guara con diversas actividades de cara a preparar la segunda parte de la temporada, sobretodo el Campeonato de Aragón del próximo fin de semana en la localidad zaragozana de Cetina, estrechar la relación entre corredores y técnicos.

El sábado por la mañana los corredores completaron un entrenamiento largo y exigente, de 95 km y más de 1500 metros de desnivel positivo, al que se sumó el calor, que lo endureció aún más si cabe. El recorrido de la jornada fue la vuelta a Rasal, pasando por Bolea y Loarre, y una vez en Arguis, subir al túnel de la Manzanera y posteriormente bajar hasta Belsué, donde tuvo lugar la jornada de convivencia, en la casa rural Lo Ferrero. Durante este entrenamiento contaron con la compañía de varios corredores del equipo elite Supermercados Alto Aragón, que ayudaron en la primera parte del recorrido a realizar labores más técnicas como es ir en grupo o realizar una persecución, pasando todos a relevos. La parte más dura se tomó a modo de carrera, a ritmo muy alto hasta el collado de la Barza y en la ascensión a la Manzanera trabajando la explosividad con continuas arrancadas.

No todo fue deporte, sino que una vez en Belsué, el grupo se puso de acuerdo para realizar las tareas de la casa como cocinar o limpiar, sirviendo también la concentración a modo de formación en el aspecto personal. Por la tarde, realizaron una caminata por las inmediaciones del pueblo, teniendo el plus de darse un baño en las pozas. Una vez de vuelta en la casa, Ana Cardiel, dietista-nutricionista, dio una pequeña charla coloquio dando varios consejos sobre cómo ha de ser la alimentación de los ciclistas no solo cuando hay una actividad física como puede ser una competición sino que también si no se practica deporte.

El domingo se realizó un corto pero muy intenso entrenamiento, de escasos 40 kilómetros, pero con continuas ascensiones, yendo hasta Nocito y volviendo hasta Belsué, con el duro final en alto del túnel de la Manzanera por la ascensión norte, donde los corredores estuvieron magníficos, tomándoselo a modo de carrera, a tope ya desde el inicio a pesar de la paliza de la jornada anterior. Una vez finalizado el entreno, Oscar Moix dio una sesión de estiramientos en la que participaron todos y que ayudó a relajar los músculos tras el intenso fin de semana. Tras esto, y para acabar la convivencia, todo el grupo además de los familiares de los chavales, gozaron de una buena comida en el restaurante vegetariano La Olivera de Nueno.

Con esto, el Vive Inmuebles comienza la segunda mitad de la temporada, siendo el campeonato de Aragón de la semana que viene y la Vuelta al Bajo Aragón de la primera semana de agosto los pruebas más importantes en la que tener buenas actuaciones.

Comentarios