El foro de Emprendimiento Agroalimentario de Aragón estudia el futuro del sector

El sector agroalimentario tiene una importancia capital en provincias como Huesca, donde la despoblación es más que patente en territorios como por ejemplo Sobrarbe, con una densidad de población inferior al Sáhara, o los Monegros. El tercer foro del Emprendimiento Agroalimentario de Aragón tomaba el pulso hasta este jueves a la capacidad de este sector para fijar habitantes, crear riqueza e innovar. Representa el 12% del empleo industrial de la comunidad autónoma aragonesa.

Es fundamental, apuntaba la consejera Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, apoyar a los emprendedores desde las instituciones facilitándoles las tareas y sobre todo con orientación.

En total más de 300 asistentes acudían al salón Azul del Casino de Huesca donde se desarrollaba esta cita que cumple su tercera edición. En este marco se presentaban ocho iniciativas emprendedoras relacionadas con el cárnico, conservas, vino, lácteos, bebidas, y otros que se han puesto en marcha en distintos puntos de la comunidad autónoma.

Prácticamente los ocho proyectos son de comarcas distintas y subsectores diferentes: cárnico, conservas, vino, lácteos, bebidas, etc. Las marcas presentadas son Vacatora, iniciativa de Marta Cristina Romero en Herrera de los Navarros; Aromas de la Estepa, de Laura Mainar, en Mediana de Aragón; Lácteos TorreConde, de Javier Sanz, en Muel; De Molina, de Antonia y Concha Molina, en Caspe; Paraqmerte, de María Pilar Sánchez, en Paracuellos de la Ribera (todos ellos en la provincia de Zaragoza); Quinoa Alto Teruel, de Miguel Ángel Pérez, en El Pobo (Teruel); Sangría Cabecita Loca, de Víctor Clavería, en Barbastro; y Bio Palacín Planet, de Lucía Palacín, en Pomar de Cinca (ambos en Huesca).

El Programa de Emprendimiento Agroalimentario del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), dependiente del Departamento de Economía, Industria y Empleo, ha culminado este año con la conversión de ocho proyectos de las tres provincias de la Comunidad en iniciativas empresariales que se han presentado hoy públicamente en Huesca. Ha sido durante el III Foro de Emprendimiento Agroalimentario organizado por el IAF con la colaboración del Ayuntamiento de Huesca, que ha inaugurado la concejal Pilar Novales y ha clausurado la consejera Marta Gastón. 

Como en los programas de emprendimiento del IAF para otros sectores, los promotores de los proyectos seleccionados recibieron una formación general en gestión empresarial, después una formación específica que en su caso incluía talleres de seguridad alimentaria, etiquetaje, consumidores agroecología o productos kilómetro 0, entre otros. A continuación un consultor les asesoró para concretar su proyecto de empresa, que supervisó después el Comité de Expertos que hizo la selección inicial, para valorar su viabilidad y las buenas expectativas que determinaron los finalistas, y, por último, distintos mentores, todos ellos empresarios de éxito en el sector, les ha asesorado para dar el salto y abordar la creación de la empresa.

De anteriores ediciones del Programa de Emprendimiento Alimentario han surgido 29 empresas emergentes o ‘startup’ que están funcionando hoy gracias a la ayuda del IAF para superar debilidades o limitaciones del sector como la pequeña dimensión, la baja productividad, las carencias de comercialización y promoción o el escaso impulso al I+D+i. Y no sólo eso, además han aguantado mejor que el resto la crisis económica y han crecido. 

La agroalimentación es el segundo sector industrial aragonés por volumen de negocio. Supone en torno al 10% del Valor Añadido Industrial y el 12% del empleo industrial en Aragón. Pero su desarrollo está por debajo de la media española y de Comunidades Autónomas vecinas con características geográficas similares como Navarra.

Comentarios