El verano se convierte en una fiesta del fuego con las espectaculares fallas

fallas sahún fiestas

Más de 60 municipios aragoneses, catalanes, andorranos y franceses, celebran, en la víspera de la noche de San Juan, la llegada del solsticio de verano, con ritos en torno al fuego. Los habitantes de estos valles esperan la llegada de esta fecha para encender las fallas, haros o brandons, para descender montañas con fallas encendidas, prender el haro o faro plantado en la plaza y danzar y mover el fuego en la noche más larga del año. En la Ribagorza los vecinos de Bonansa, Laspaúles, Montanuy y Sahún se preparan para vivir la llegada del solsticio de verano. Las fallas del Pirineo ostentan la denominación de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde diciembre de 2015.

Laspaúles, Montanuy y Sahún, celebran las fallas este viernes, y Bonansa lo hará la noche del sábado. Otros núcleos del municipio de Montanuy como Castanesa el 30 de junio, Aneto el 8 de julio y Ginast el 5 de agosto.

El origen de esta tradición, que atesora miles y miles de años de antigüedad, se desconoce, aunque hay documentación escrita que data, la más antigua, del año 1759. El “faro”, una luz visible desde lejos, y la ‘falla’ o antorcha, son los elementos comunes y básicos de esta fiesta. Con las antorchas y el fuego como protagonistas, en algunos lugares se desciende por el monte, en otros se hacen carreras, o se opta por hacer volar el fuego, acompañado por bailes y danzas tradicionales.

En Sahún, el último mozo que se ha casado será el encargado, a las 21 horas, de encender el faro y a las 22 horas comenzarán las fallas con el tradicional volteo de las teas sobre las cabezas de mozos y mozas. En Laspaúles, y los núcleos de Villarrué y Suils, donde ya el pasado fin de semana se realizó, entre otras actividades, un taller fallaire, la bajada de fallas se realizará al anochecer desde la hoguera encendida en lo alto del monte hasta la plaza donde concluirá con una cena popular.

En Montanuy, la novedad es que, este año, se podrá descubrir el origen de las fallas acompañado de un guía, hasta el faro, que además explicará a quien participe todos los secretos de esta fiesta ancestral. El punto de encuentro será la puerta de la iglesia. De 17.30 a 19.30 horas, será el recorrido hasta el faro y a las 22.15 la observación de la bajada de las fallas.

En Bonansa, las fallas se celebrarán el sábado. Por la tarde, subirán al cerro de San Aventín y junto a la ermita compartirán cena. Al caer la noche se encenderá el faro, y las fallas. Los fallaires bajan por la montaña en fila con sus fallas y entrarán a la plaza en medio de los aplausos de vecinos y visitantes que cada año acuden a verlos. A continuación, correrán por las calles del pueblo, para repartir bien los efectos purificadores del fuego, quemar lo malo del año anterior y comenzar limpios el nuevo ciclo.

Comentarios