Lleno de público durante el festival 'Estoesloquehay' en Ayerbe

Estoesloquehay ( Foto Jaime Oriz)

La muestra rural itinerante ‘Estoesloquehay’ despedía este domingo en Ayerbe su decimoquinta edición, que este año tenía como temática ‘Neura’. El balance no puede ser mejor; ha habido una gran asistencia de público a las actividades, especialmente durante el fin de semana, con propuestas de circo danza aérea, acrobacias, pasacalles, exposiciones, proyecciones de cine y la ‘neuro gala’ musical, el plato fuerte de la muestra, con las actuaciones de The Bronson, Vurro, Ángel Stanich y Los Ganglios. Este festival no recalaba en la comarca de la Hoya de Huesca desde su primera edición, cuando se realizó en Riglos, y en Ayerbe se muestran muy satisfechos de haberlo acogido con tan buena respuesta.

Desde la organización se muestran muy contentos con la respuesta del público durante la 15ª edición de ‘Estoesloquehay’ porque “ha sido espectacular”. Ayerbe ha sido ejemplo de lo que pretende conseguir el festival, además de poner en valor el trabajo de su vecino más ilustre, Santiago Ramón y Cajal, y los espacios del propio municipio”, explicaba Pablo Pérez Terré, director de Estoesloquehay.

Biescas también ha querido destacar el efecto promocional que ha tenido para Ayerbe donde se han acercado espectadores de otras comunidades como del País Vasco o Navarra.

El séptimo arte arrancó la jornada ayer en la localidad altoaragonesa con la proyección de los cortometrajes premiados en la 44ª edición del Festival de Cine de Huesca, en las categorías de Concurso Iberoamericano y Concurso Internacional. El espectáculo ‘Un guisante en el trapecio’, de la compañía Peliagudo Arte y Circo despidió el festival. Una actuación en la que el público se convirtió en el protagonista de la historia y que consiguió divertir a mayores y pequeños.

El festival comenzó el viernes con la inauguración de la habitual exposición colectiva en el Salón de Exposiciones del Ayuntamiento de Ayerbe. En esta edición treinta piezas componen la muestra donde artistas plásticos, diseñadores y fotógrafos han abordado en su obra la temática de esta edición: “Neura”. Tras la inauguración llegó el pasacalles de la compañía Pitita Chow que reunió a un gran número de espectadores: mayores y pequeños. La compañía realizó un recorrido por las plazas y calles de la localidad, donde desplegaron sus extravagantes máquinas. La primera jornada concluyó con la actuación de danza vertical de La Glo Zirco y Dani Tomás. La singular Torre del Reloj de Ayerbe sirvió de escenario para un espectáculo de vértigo que encandiló a cientos de espectadores. Los artistas realizaron una coreografía sobre la pared del monumento acompañados por música en directo.

La ‘Neuro gala’ musical fue el plato fuerte de la segunda jornada del festival con los conciertos de The Bronson, Vurro, Ángel Stanich y Los Ganglios, que consiguieron una fiesta ininterrumpida de más de seis horas en la plaza Ramón y Cajal de la localidad altoaragonesa. Los primeros en pisar el escenario fueron los aragoneses The Bronson. En Ayerbe presentaron su nueva gira: “Steamphunk Tour”, donde la estética retrofuturista acompaña a todos sus temas. Durante su actuación, demostraron ser merecedores ganadores del Premio al Mejor Directo en los Premios de la Música Aragonesa 2016.

Tras los aragoneses llegó el turno de Vurro. Su caracterización mitad hombre mitad vaca sorprendió junto con su directo oscuro y pantanoso. El multi-instrumentista envolvió a todos los asistentes con su liturgia del rock and roll. El artista fenómeno viral en Facebook era una de las propuestas más esperadas de la noche y no defraudó. Ángel Stanich, la voz más característica del indie nacional, fue el tercero en subirse a las tablas del escenario de Ayerbe. Acompañado por su banda ofreció un arrollador directo en el que el público, que no paró de corear sus canciones, y cantante fueron cómplices. Durante su actuación sonaron sus éxitos más reconocidos entre los que no podían faltar ‘Mezcalito’ o ‘Metralleta Joe’. Stanich demostró estar en forma y en su mejor momento en pleno rodaje de su nueva gira.

El punto final a una intensa noche de fiesta lo puso el esperadísimo concierto de Los Ganglios. El grupo no defraudó con su demente mezcla de estilos, (la cumbia electrónica, el punk y el techno-trash) que consiguió que la plaza Ramón y Cajal de la localidad altoaragonesa se convirtiese en una genuina ‘electroverbena’ de estilo techno-punk.

La tarde de sábado estuvo marcada por los números acrobáticos de la compañía Dejavü y el espectáculo circense de Su e Giú Circus que hicieron las delicias del público. Dejavü presentó en Ayerbe su obra ‘Landings’, donde las dos artistas realizaron diversas acrobacias sobre el suelo y trapecio. Seguidamente llegó el turno del reconocido como el mejor espectáculo de circo de Aragón: Su e Giú Circus con su proyecto ‘Jinaima’. Durante la actuación, que estuvo acompañada por música en directo, los asistentes comprobaron que el reconocimiento otorgado a la compañía ha sido merecido.

Comentarios