Condenado a 31 años y 3 meses de prisión el hombre que agredió sexualmente a sus hijas y maltrató a su mujer en el Somontano

Palacio Justicia Huesca

La Audiencia Provincial de Huesca ha condenado a una pena de 31 años y 3 meses de cárcel a Pedro Miguel Álvarez Escanciano,vecino de la Comarca de Somontano, que fue juzgado por agredir sexualmente a sus dos hijas y maltratar a la que hoy en día es su exmujer. Los magistrados de la Sala sentencian que el condenado tendría que cumplir 14 años y seis meses, por agresión sexual a la hija mayor; 9 años de reclusión por un delito de agresión sexual a la hija menor; 10 meses, por un delito de maltrato de obra; 11 meses por un delito de amenazas leves continuadas a la esposa; 2 años, por un delito de maltrato habitual a la esposa y 4 años, por tenencia de componentes y aparatos explosivos. La resolución judicial no es firme y cabe recurso contra ella.  

El fiscal y la acusación particular solicitaron 30 años de prisión para el vecino del Somontano, de 56 años, por agredir sexualmente de las dos niñas, que tenían 11 y 6 años de edad cuando ocurrieron los hechos denunciados. La más pequeña era hija en común del matrimonio. Además, reclamaron cuatro años de prisión por tenencia ilícita de explosivos, y penas de 1 año y dos años y seis meses por maltrato habitual y maltrato leve. Finalmente, la acusación particular no presentó los cargos de homicidio en grado de tentativa a la exmujer al no disponer de un informe toxicológico concluyente que demostrara que el acusado hubiera suministrado anticoagulantes a la que entonces era su esposa tras una operación. La defensa solicitaba la libre absolución de todos los delitos que se le imputaban. 

El acusado se encuentra en prisión preventiva en Zuera desde la denuncia de los hechos.

LOS HECHOS DENUNCIADOS

La Guardia Civil de Barbastro detuvo en agosto de 2015 al hombre de 54 años, vecino de la Comarca de Somontano, por supuesta agresión sexual a sus dos hijas menores, a las que llegó a dar dinero para que guardaran silencio, y por homicidio en grado de tentativa a su mujer, a la que presuntamente dio pastillas anticoagulantes diluidas en agua tras haber sido intervenida quirúrgicamente. El hombre está acusado también de tenencia ilícita de armas y explosivos, pues en el registro de la vivienda se localizaron una treintena de detonadores pirotécnicos, cuatro botes de gas lacrimógeno, dos espadas, un cuchillo de carnicero y una carabina de aire comprimido.

La investigación se inició tras recibir una denuncia por parte de una mujer que manifestaba que su marido, y padre de una de sus hijas, había agredido sexualmente a  las dos menores y además había abusado de otro hijo menor de edad de la denunciante. Según se desprende de la investigación, el hombre habría intentado obtener algún tipo de favor sexual por parte de uno de los hijos de la mujer. El menor se lo contó a su madre en presencia de sus hermanas, que entonces reconocieron que desde hacía varios años el padre les tocaba y amenazaba de muerte si lo contaban. Los abusos habían comenzado hacía tres años y se producían cuando la madre no se encontraba en el domicilio a causa del trabajo.

Comentarios